2013

2013
ENERO: Viaje a Madrid, Musical El Rey León.
FEBRERO: Nos vamos de Tupper Sex.
MARZO: Ya hace un año que nos dejaste y te echo de menos.
ABRIL: Empezando en el gimnasio. Musical La Bella y la Bestia.
MAYO: Miss Caffeina. La enfermedad de moda se cuela en casa.
JUNIO: Final de curso. Hasta siempre mis niños.
JULIO: Oposición aprobada. Marc llega al mundo. Reencuentro con mis niñas de la uni.
AGOSTO: Playa y desvirtualización de Inma.
SEPTIEMBRE: Fiestas de Monzón en buena compañía. Escapada a Alcañiz a ver MotoGP.
OCTUBRE: Mes de hospital. Empezamos a respirar.
NOVIEMBRE: Cambio de look.
DICIEMBRE: Niebla.

Califiqué el 2012 como mal año, así que uno de los propósitos que me hice para el 2013 era sacar algo bueno de cada mes. No ha salido exactamente como pretendía, pero este es el año que me ha tocado vivir y yo he intentado vivirlo lo mejor que he podido. He tenido meses muy buenos y divertidos. Otros muy emotivos. Algunos malos que se han alargado en el tiempo y se han estirado más de lo que me gustaría. Y también algún mes más tranquilo. 
En resumen, no ha sido un mal año, porque hasta la peor parte parece que se ha resuelto del mejor modo posible. Y en cuanto a mí, me he dado cuenta de que soy fuerte y feliz. He aprendido a ser yo misma y no me arrepiento de nada. 

Me despido del blog hasta el año que viene, deseando que el 2014 venga cargado de momentos maravillosos y felicidad. Que se cumplan todos vuestros deseos.

Son tardes de domingo...

Son tardes de domingo...
Llevar el pijama. Mimarte un poco. Darte una ducha caliente. Escuchar a Zahara y quedarte con las ganas. Leer un libro, una de esas historias para pasar el tiempo, para vivir un amor de fin de semana y dejar volar la imaginación. Dejarse llevar. Soñar despierta. Tomar un vaso de leche caliente, que también caliente tus manos. Encontrar en el sofá el lugar más cómodo del mundo. No mirar el reloj. Suspirar.

Y la música sigue sonando, y yo me moriré de ganas de decirte que te voy a echar de menos...

Contrariedades de la vida 36

Contrariedades de la vida 36
No me gusta la lluvia, aunque admito que antes lo llevaba peor. El caso, que hoy como estaba medio nublado y tan pronto chispeaba como que no, me he encasquetado mi gorrito en la cabeza y me he ido a la calle sin más. Todo bien, no llovía.

Pero a la hora de volver a casa si llovía, y yo sin paraguas. 

Mentalmente dices: "Bueno, llevo gorro, no es muy grave. Iré por debajo de las cornisas, esquivando goteras".
Pero no, porque las señoras que SI llevan paraguas se ponen de palique debajo de las cornisas. Vamos a ver, ¿no llevas paraguas que impide que te mojes? Pues deja las cornisas para los pobres desgraciados que nos hemos dejado el paraguas en casa. 

Yo ese amor no lo tuve

Yo ese amor no lo tuve
Hablaba con ella y veía brillo en sus ojos y una sonrisa de idiota que no le cabía en la cara. Además le faltaban las palabras, cosa que a ella nunca le ocurría. Ella es la típica chica que no cree en el amor, que ha preferido estar sola la mayor parte de su vida y que además era feliz en su soledad. Y ahora está completamente enamorada. La miro y no puedo dejar de sonreír, nunca antes la he visto así y me encanta, porque se lo merece. 

A él todavía no lo conocía personalmente, pero cuando vino a recogerla, no me quedó ninguna duda de que sentía lo mismo que ella. No podía dejar de mirarla y la sonrisa tampoco le abandonaba. Él lo había pasado mal y tenía miedo de querer. Ahora se han encontrado. 


Y yo los veía, y me maravillaba. Y en lo que tarda el corazón en latir una sola vez, me di cuenta de algo: creía que sí, que yo lo había tenido y que yo había sentido todo eso, pero después de ver cómo se miraban y cómo se sonreían, ya no lo tengo tan claro.

El teléfono

El teléfono
Estoy segura que muchos de vosotros os sentís identificados con esta historia, que podemos decir que está basada en hechos reales (o mejor aún, que sucedió ayer por la noche en mi casa).

22.30, hora española, de haber cenado ya o estar a punto de terminar. Suena el teléfono. Y ya te asustas, porque las llamadas a esas horas suelen traer malas noticias. Te quedas tiesa en la silla, como con miedo a levantarte y sin poder tragar la cena. Entonces, mi señora madre, que es la única que no tenía la boca llena, se levanta y coge el teléfono.


- Buenas tardes, señora (supe de este saludo cuando mi madre colgó).
- ¿Cómo que buenas tardes? ¡Si son las diez y media de la noche! Estas no son horas de llamar a molestar a ningún lado. 


Y dicho esto, colgó con toda su mala leche. 
Mientras tanto, mi padre y yo, que ya habíamos tragado la cena, nos echamos a reír. La cara que se le debió de quedar a la pobre moza que llamara para hacernos alguna oferta, debió ser un poema.

¿No estáis un poco hartos (por no decir otra cosa) de esas llamadas a todas horas en las que te llaman para pedirte que te cambies de compañía? Porque yo estoy de los señores de Jazztel hasta los mismísimos. Porque no se conforman con un no, sino que insisten e insisten hasta que pierdes la paciencia y les sueltas alguna burrada (realmente he suavizado las palabras de mi madre, porque hubo más tacos que otra cosa en la frasecita). Que si me quiero cambiar de compañía, ya llamaré yo!!!!!!!!!!
Las palabras no son simples sonidos que emiten los hombres, voces sin sentido que forman los labio y la lengua.
Las palabras nacen en el corazón, son la poesía del alma.
Lo que dice un hombre es una parte de sí mismo que regala.

Pequeños placeres de la vida 24

Pequeños placeres de la vida 24
Trabajar en una feria al aire libre es algo helador en estas fechas. Me he pasado estos días trabajando en una casita de madera (a la que le falta una pared) en un parque, haciendo manualidades con los peques. En el resto de España es posible que brillara el sol, pero en Monzón, no. Vivimos en la profunda niebla, así que me está tocando pasar mucho frío (a pesar de la estufa que tenemos escondida debajo de la mesa). Todo esto no es muy placentero que digamos, lo bueno viene cuando llego a casa. 

Llegar a casa y encontrar un plato de sopa caliente esperándote en la mesa, no tiene precio. Con la primera cucharada ya notas como el calor atraviesa todo tu cuerpo, y poco a poco se va extendiendo por tus extremidades. Sensaciones de esas que son tan difíciles de expresar porque te faltan palabras para explicar lo bien que te sientes.

Perdiendo la fe en la humanidad

Perdiendo la fe en la humanidad
Creo que una de las cosas que más me jode, es ver cómo la gente se aprovecha de aquellos que son más débiles y no pueden defenderse. 

Era hace unas semanas cuando a una vecina que estaba barriendo la terraza, se le cayó un trozo de baldosa a la calle. Desde un octavo, la baldosa cogió velocidad y al estamparse contra el suelo, se hizo añicos, y salió despedida en varias direcciones. La buena suerte fue que a nadie le cayó encima, la mala, que uno de los trozos, rozó a una señora en la frente haciéndole una herida.
Mi vecina, una mujer viuda que vive sola y de más de 80 años, se asustó cuando vio que la baldosa volaba, y se asomó al balcón. Craso error. Desde abajo la vieron y empezaron a decir que la habían tirado a drede, y que la iban a denunciar. Vino la policía, hablaron con la mujer accidentada, visitaron a mi vecina y quedó patente que la pobre mujer no había hecho nada, y que por suerte no había sido grave, ya que la herida fue superficial. 

Pero la cosa no termina aquí. Mi vecina con un susto que todavía no se le ha quitado, y la señora accidentada, que se puso en contacto con el seguro porque quería sacar tajada del asunto. El seguro pasó de todo y ahora esta señora le exige a mi vecina que le pague dos móviles, porque del susto se le cayeron al suelo y se han roto (no uno, sino dos, que ya me dirás tú que haces con dos móviles en la mano!!!). Y claro, la pobre mujer, para evitar problemas, dice que irá al banco y sacará el dinero. Que no quiere llegar a más, que sólo quiere olvidar el tema. 

Que sí, que hay que tener cuidado con lo que se hace en una terraza, que si se cae algo le puede caer a alguien encima, pero creo que aprovecharse de una pobre mujer mayor, por algo que ha sido un desliz, es cruel e inmoral.

Este tipo de gente me da asco.

Pequeños placeres de la vida 23

Pequeños placeres de la vida 23
Una de las cosas que me gusta cuando llega el frío (algo bueno tiene que tener) es sacar mis sábanas de franela (o sábanas de pelo, como las llamamos en casa). 

Todo el día con frío (vaya fin de semana ha hecho) y llega la noche. Te pones el pijama y te espera la cama, con esas maravillosas sábanas que nada más meterte en ellas, ya estás calentito. Porque no son como las típicas sábanas que están fresquitas hasta que calientas el trocito en que te has colocado. Son simplemente maravillosas, y para alguien como yo que siempre tiene los pies helados en estas fechas, vienen estupendamente. Buenas noches.
Situación de ayer por la tarde, cuando fui a buscar a las extraescolares a la niña a la que cuido. Me encontré con mi profe de sexto de primaria y nos alegró mucho el encuentro. Ella es una de esas personas maravillosas con la que aprendí un montón y a la que eché mucho de menos en mi primer año de instituto.


- Cuánto tiempo Claudia, ¿cómo estás?
- Bien, ¿y tú?
- Aquí, esperando a mi nieto. ¿Dónde estás este año? 
- En mi casa, en el paro, que la cosa está muy mal. 
- Vaya... ¿y por lo demás? ¿tienes novio?
- No, ahora estoy soltera y sin compromiso. 
- ¡No tienes de nada! 


Y ahí es cuando de pone a reír como si no hubiera un mañana. Maravilloso, ahora soy un chiste con patas. 
Suerte que al final lo arregló diciendo: seguro que no tienes, porque no quieres.

De justicia poética

Cuando aún estaban juntos y felices, él le hizo un regalo. Era una piedra preciosa en forma de corazón, de textura fría y suave. Fue un símbolo: él le entregaba su corazón, y ella lo guardo con mimo. 

Pasó el tiempo y esa relación terminó con el corazón de la chica hecho añicos. 

Tiempo después, la chica ya curada decidió deshacerse de todas aquellas cosas que todavía guardaba de esa relación, y se topó de nuevo con el corazón de piedra. Empezó vaciando la caja de cartas, fotos, joyas y demás objetos vacíos de significado. No tiró el corazón. Una idea prendió en su cabeza. 

Fue hace poco cuando retomó el corazón de piedra. 

Cogió el coche y se fue a su sitio especial en plena naturaleza, uno de esos lugares en los que no hay lugar para recuerdos, sólo para ser feliz.
Bajó del coche y echó a andar. En una mano el corazón, en la otra un martillo y una sonrisa inmensa en el rostro. Lentamente, dejó la piedra en el suelo a la vez que se arrodillaba. El golpe fue certero, y una gran parte del corazón de piedra saltó y se perdió. No le interesó averiguar dónde había ido a parar. Cientos de trocitos de la gema quedaron esparcidos en el suelo al lado de otros dos trozos más grandes. Cogió uno, se levantó y al otro trozo simplemente le pegó una patada. Caminó un poco más allá y llegó a una zona escarpada donde casi cayó cuando era pequeña. Un poco más lejos estaba el río. Lanzando con todas sus fuerzas el último trozo de la piedra preciosa, se permitió un único pensamiento acerca de aquel chico que un día rompió su corazón: “Tú rompiste mi corazón, y ahora soy yo la que rompe el tuyo. Es de justicia poética.

"Hay cositas que uno deja tras de si, momentos de vida anclados en el polvo del tiempo. Puedes intentar hacer caso omiso de ellos, pero esas naderías puestas en fila forman una cadena que te une al pasado".
Esta noche he vuelto a verte. 

Juntos de nuevo bajo el mismo techo, con pocas personas entre nosotros, sin establecer ningún contacto, ni un cruce de miradas, pero a pesar de todo sé que me estabas mirando. Sentía como no podías apartar tus ojos. Y yo he disfrutado de la sensación de ser poderosa otra vez. 


¿Y si estamos destinados a encontrarnos de nuevo?


Esta noche he vuelto a verte. O en realidad no. Quizá no te he visto. Pero sé que eras tú. También sé que yo no soy la que fui. Y me encanta. Qué bonito es vencer las tentaciones. Qué bonito es sentirse fuerte. Qué bien sienta ganar en este juego. Qué bien sienta haber ganado la libertad.

El tiempo y mi pelo

El tiempo y mi pelo
Tengo una melena peculiar: con un poco de espuma me queda un rizo muy bonito, y con un poco de plancha, se me queda liso. Eso sí, eso de dejar que se seque al aire, imposible. Se me queda una bocha toda erizada que es indomable. Vamos, que me da un poquito de trabajo.

En verano opto por rizarlo: tardo poquísimo y además con la plancha me entran los calores del infierno. Y en invierno, por lo general me lo plancho (a no ser que den lluvias o niebla, porque entonces se me encrespa a la velocidad de la luz y es mejor rizado).

Este domingo, con el buen día que hacía, pensé en plancharlo porque hacía días que lo llevaba rizado. El caso, es que debo ser gafé, porque el lunes amanece lloviendo. Tuve suerte y no necesité salir de casa, así que no me afectó. Y hoy ha sido cuando al salir por la mañana, casi se me lleva el viento. Todo el pelo por la cara (porque ni siquiera he pensado en hacerme una coleta, y es que por las mañanas voy un poco dormida) y ni os cuento cuando por fin he llegado a mi casa. He intentado peinarlo y desenredarlo, pero me han entrado ganas de llorar (por el daño que me estaba haciendo, y por ver como el peine se quedaba incrustado en mi pelo sin poder avanzar). 


A este paso, me dará uno de mis barruntos extremos y me corto la melena. Arriba el pelo corto!!!!!!

Pequeños placeres de la vida 22

Pequeños placeres de la vida 22
Una de esas cosas que se agradecen es tener tiempo para uno mismo. Especialmente si has tenido unos cuantos días estresantes, en los que no has parado ni un segundo.
Por eso, llegar el domingo a última hora, y ver que todo lo que tenías pendiente ya está terminado, y que aún te queda un rato para ti, es maravilloso.

Sólo va a ser una horita antes de cenar, pero voy a dedicármela a mí :)

Nina quiere jugar

Mientras su padre cerraba la tapa del contenedor, Silvia notó como una lágrima solitaria caía por su mejilla. Dentro de aquella bolsa iba su muñeca Nina, a la que le faltaba un ojo, pero que siempre había sido su juguete favorito. Papá insistía en que ya era mayor para jugar con muñecas. Silvia no estaba de acuerdo, pero su padre había tomado la decisión. 

Volvieron a casa, y Silvia se metió en la cama desolada. Al día siguiente, Nina estaba mirándola desde su estantería de siempre. Tenía dos ojos. Uno de ellos del mismo color verde de los ojos de su padre.

Musa triste

Musa triste
Me pasa a menudo: cuando peor estoy anímicamente hablando, es cuando más escribo. Siento esa necesidad de vomitar sentimientos aunque a veces sean frases incomprensibles. Es un modo de desahogarme, que me ayuda mucho. 

Ahora llevo unos días sin saber qué escribir, y me he dado cuenta de que estoy bien. Y aunque eso implique escribir menos, no es malo, sino todo lo contrario.
- Mírala, qué mal me cae, es que no la aguanto, me da un asco cada vez que la veo, la muy puerta...
+ ¿Acabas de llamarla "puerta"? 
- Jajajaja, sí, ha sido un error, mi cabeza ha pensado puerca, mi boca iba a decir puta, y ha salido una mezcla. 


Historia completamente verídica, de hace un rato. Buenas noches :)
Esa sensación de: qué lenta se me ha hecho la semana, pero a la vez qué rápido ha pasado. 
El miedo descoloca el tiempo. 
El momento ha llegado. Los nervios están conmigo, pero la esperanza también. Sé que eres fuerte y puedes con esto y más.

Conóceme, por gentileza de Inma

Hace mucho mucho que no hago cosas de estas, pero hoy estoy de buen humor (no sé el motivo, pero bueno) y voy a hacer caso a mi amiga Inma (visitad su blog, que os partiréis de risa con sus aventuras). Así que voy a contestar unas preguntillas sobre mi persona, ya que me ha concedido un premio.


¿Cómo te llamas?: Yo antes era un poco más misteriosa y salvo los amigos que encontraron el blog, nadie lo sabía. Ahora ya creo que todos los que pasan por aquí saben que me llamo Claudia.
Edad: 27 añitos, un número que no me gusta.
Color de ojos: AzulVerdeGris con motitas doradas en verano. Explosión de colores, vamos.
¿Donde vives?: En Monzón, un pueblo bien majo :)
Color preferido: Violeta. Coincido con la genial Inma.
Cosmético preferido: La raya del ojo, aunque luego estoy con legañas negras aunque me desmaquille durante dos días. Una pena.
Gloss o barra de labios: Rara vez me los pinto, pero admito que alguna vez he caído en la tentación de la barra de labios de un buen rojo pasión. Sólo en ocasiones especiales.
Perfume o colonia: Colonia.
¿Cómo sueles llevar el pelo?: Suelto o en coleta. Rizado o liso (dependiendo del tiempo que disponga para arreglarme). Tengo una melena que me da trabajo, pero está bien porque admite variedad.
Lo más imprescindible que llevas en tu bolso: Monedero, llaves, móvil, gafas de sol y pañuelos de papel.
Lo más imprescindible que llevas en el neceser: El cepillo de dientes de viaje.
Color de pelo: Castaño. Lo he llevado negro negro negrísimo tirando a azulado, marrón chocolate y con mechas bien rojas. Pero mi color natural, que ahora llevo hace ya mucho, es el castaño.  
No puedes salir de casa sin: Depende del día. A veces salgo sin nada y no echo nada en falta. 
 ¿Eres "adicta" a algo?:  Internet es mi perdición últimamente...
 Olores que más te gustan: La colonia Nenuco que tenía en mi cole.
¿Qué no soportas? Las mentiras y la falsedad.
¿Qué producto te ha decepcionado? Unos cereales de dinosaurios que comía hace años. Dejaron de hacerlos, volvieron a sacarlos pero ya no eran iguales y se deshacían en la leche en un segundo, así que ya no molaban.
¿Qué producto te ha sorprendido? Ahora mismo no sé qué decir.
¿Tienes algún apodo? Poca gente me llama por mi nombre y, o bien lo acortan, o bien se inventan maneras de llamarme. Antes me molestaba, ahora ya me da igual.
¿Qué es lo que no puede faltar en tu maleta?: Siempre que viaje me llevo el mp4, no puedo viajar sin música. Al margen de ropa, neceser y demás cosas obvias. 
La serie más reciente a la que te has enganchado: La última, la de La cúpula, que ya termina. Luego ya podemos seguir con Big Bang, Cómo conocí a vuestra madre (por fin empieza la última temporada!!!), Juego de Tronos, y alguna que otra que tengo pendiente :P
Un capricho cumplido: El último que cumplí, irme a Alcañiz a ver un Gran Premio de MotoGP :)
Mi prenda favorita de otoño: Las botas. Cada vez me gustan más.
Un objeto de deseo: Felicidad plena (no pido poco ni nada...). 
Un diseñador: Ni idea.
Un sabor: Dulce.
Una fruta: Manzana.
Un lugar para visitar: Uf, me costaría quedarme sólo con uno. Tengo varios pendientes, pero por nombrar alguno... Venecia.
Una ciudad: Roma, vuelvo a coincidir con Inma.
Un lugar para enamorarse: El amor puede aparecer en cualquier sitio.
Un complemento: Pendientes y anillos.
Un plan para un domingo otoñal: Manta y peli.
Una cadena: Mi no entender la pregunta.
La última canción que se instaló en tu cabeza: Ayer volví a escuchar My inmortal de Evanescence y ahora no me la puedo quitar de la cabeza.
Una actriz: Charlize Theron.
Un actor: Nicolas Cage.
Una musa: Tengo musa propia y se llama Nana. A veces desaparece, pero cuando está por aquí, mola mucho :)
Una revista: No soy de leer revistas, aunque suelo comprarme la de Maestra Infantil debido a mi curro.
Un sueño: Aprobar unas opos con plaza :D
Último vicio: Comer un poquito de chocolate todos los días después de cenar. Soy una golosa de miedo.
¿Con qué regalo siempre aciertas?: Con algo hecho por mí. Dar ese toque personal a los regalos, ayuda :)
Mi postre favorito: Tiramisú. 
Lo que te molesta: Reitero, las mentiras y la falsedad.
Blanco o negro: Negro, siempre. Es mi color a la hora de vestir, raro es el día que no llevo algo de ese color. Alguna vez me he planteado llevar más colores pero luego, a la hora de la verdad, cuando voy a comprar siempre acabo llevándome algo negro.
Tu mayor fobia: Que la gente que quiero sufra y no pueda hacer nada por remediarlo.
Actitud de todos los días: Últimamente, la esperanza.
¿Qué es la perfección?: No existe. 
Animal preferido: Me gustan mucho perros y gatos, pero me dan alergia :(
Número favorito: He tenido muchos a lo largo de mi vida. Ahora me quedo con mi 3
Perfume que estoy usando: Colonia, eau de mosquino :)
Última vez que usaste sombra: Desde el invierno.
Día de la semana favorito: El viernes me gusta bastante porque luego ya viene el finde.
¿Tienes las uñas pintadas ahora mismo? No. No suelo pintármelas a menudo, me gustan arregladas pero sin pintar.
Mi pasión: Leer, la fotografía, la música y la pintura :)

_________________________________________________________________________


Y hasta aquí la parrafada del día. Si habéis podido leerme hasta el final, os habéis ganado un aplauso :)
Sobre futuros nominados, no me voy a mojar y quien quiera responder, ahí lo tiene.

Cuidado con lo que deseas

Érase una vez una familia al revés. Mamá adora asaltar el armario de los dulces. Siempre lleva alguna mancha de chocolate en la camisa. Papá no quiere irse a dormir si antes no le leo un cuento. Mi hermana mayor pasa el día jugando con sus muñecos inventando historias inverosímiles. Y yo estoy harto. No sé qué ocurrió cuando abrí aquel extraño libro y desee que no me trataran como a un niño pequeño. Ahora el libro ha desaparecido y yo tengo que hacer la cena. Sólo quería irme tarde a dormir.


Contrariedades de la vida 35

Contrariedades de la vida 35
Fregar. No me gusta. Así que fregar es una contrariedad para mí (por no decir otra cosa). Bueno, en realidad las tareas domésticas no me entusiasman, pero hoy le he cogido más manía si cabe a la fregona. 

Qué horrible es fregar y que te salga un pelo. No hay manera humana de recogerlo. Y lo paseas para un lado. Y luego para el otro. Parece que lo has recogido y entonces salen dos (no sabes de dónde; si es que juegan al escondite o es que se reproducen). Te empiezas a cabrear y empiezas a marearlos con la fregona y parece que estén bailando contigo y haciendo dibujos molones en el suelo. Harta ya, te agachas y lo coges con la mano (que también cuesta lo suyo, sobre todo ahora que está mojado) y cuando por fin lo has quitado del suelo, la fregona, ese maravilloso ser, decide que le apetece seguir jugando con sus amigos los pelos y hace aparecer otro (aquí debería escribir una palabra malsonante, pero creo que ya vale con todas las que he soltado por la boca esta mañana).

Y luego ya si te paras a pensar... Si todas esas melenas son mías, cualquier día me quedo calva...

Septiembre termina

Septiembre termina
Ha sido un mes extraño. Esperaba con miedo momentos que todavía no han llegado y por eso no he disfrutado todo lo posible el mes. Aún así no ha sido malo, al contrario. Volví a ver a mis nenes y a mis compis del cole, he conocido a mi segundo sobrino, he pasado unas fiestas patronales muy buenas gracias a la visita de una amiga de la universidad, he trabajado en el campo y por último he disfrutado en buenísima compañía de un Gran Premio de MotoGP. No puedo quejarme.

Ahora toca aterrizar y empezar a pensar en condiciones en el nuevo curso. Sigo esperando que me llamen para trabajar (esa es una de las cosas que me da miedo, porque no sé dónde puedo terminar, ni cuándo, ni cuánto tiempo) y en casa seguimos esperando otra llamada bastante menos alegre pero necesaria. 
Mañana comienza un nuevo mes, a ver qué nos depara. Por lo pronto, comenzaré mis clases y el gimnasio, que el mundo no se para y yo no puedo esperar eternamente.

Quiero que seas todos mis pecados

Quiero que seas todos mis pecados
Soberbia en el momento en el que poses tus ojos en mí y en mi cuerpo. Porque aunque te desee, te lo pondré difícil. 

Seré avariciosa, habré codiciado un bien ajeno: tú. Y no pararé hasta conseguirte.

Envidia de aquellos que tengan tu atención. Seré insaciable de ti, serás sólo para mí. 

Pereza al dejar de vivir por algo que no seas tú. 

La lujuria hecha mujer, mis formas se adaptarán perfectamente a tu cuerpo. Naturaleza sexual en cada poro de mi piel. Ojos de gata salvaje capaces de desnudar con la mirada. 

Gula de ti, de un modo irracional, excesivo, destructivo.

La ira en el momento en que te vayas. Un sentimiento desordenado, incontrolado, de odio y enfado, negando la verdad: que te has ido.


Siete en una. Puedo abarcarlos todos contigo. Quiero que seas mi pecado original. Y lo serás pronto. Consigo todo lo que me propongo.
"Lo que hace la literatura es lo mismo que una cerilla en medio de un campo en mitad de la noche. Una cerilla no ilumina apenas nada, pero nos permite ver cuánta oscuridad hay a su alrededor".

Volver

Volver
Hoy he vuelto a mi cole. Ya sé que no es mi cole, pero allí se han dado mis inicios profesionales, y tal y como me dijo un compañero: el primer destino no se olvida. 

Aprovechando que estoy en paro he cogido el coche y me he escapado. Admito que iba nerviosa: volvía a un lugar que ha sido mucho para mí pero que en verdad ya no es mi sitio, pero puedo decir que los miedos han sido totalmente infundados, porque ha sido maravilloso. Mis antiguos compañeros han venido a buscarme a la clase en cuanto han sabido que estaba por allí, y los niños, se han enganchado a mis piernas nada más entrar por la puerta. 

Ha sido poquito rato pero muy intenso y muy bueno.Estas pequeñas cosas me hacen sentir especial y hacen que tenga la sonrisa puesta todo el día. Gracias.

Escribir...

Escribir...
Últimamente parece que no estoy muy presente por aquí, y las pocas veces que he ido actualizando, me doy cuenta de que han sido unas pocas frases y que además me ha costado una barbaridad darle forma a lo que pasa por mi cabeza. De nuevo estoy en una de esas épocas en las que mi musa (a la que un día bauticé como Nana) se ha ido de vacaciones. Este año que yo me he quedado todo el verano en casa (salvo algún fin de semana de escapada estelar), Nana ha decidido que ya vale de estar encerrada. 

Por eso, a veces me siento a escribir (me obligo, porque sino luego es peor) y me salen frases que dan miedo, o palabras sueltas que no se entienden más allá de mi caótica cabeza, o simplemente no sale nada. 

Y luego están las noches. 

Siempre he pensado que soy animal nocturno, de los que prefieren dormir de día que de noche, de los que ven mejor en la oscuridad y de los que viven con la luna. Además, pienso mejor en la cama, en esos momentos en los que los ojos parece que se cierran y abren las puertas a un mundo de imaginación y fantasía. No sé cómo lo hago, pero mi cabeza parece que se pone a trabajar a marchas forzadas, y salto de un tema a otro con una naturalidad que me asusta inventando mil historias que debería retener, pero si no me levanto en ese instante y lo apunto, Nana decide borrar todo su rastro y a la mañana siguiente no queda nada. 

Harta de esto, he dejado una pequeña libreta y un bolígrafo en la mesilla de mi habitación, junto a la lámpara. Algunas mañanas he visto palabras sueltas que me han ayudado a recordar alguna de esas ideas que parecen el inicio de una historia, y que ahora tengo que madurar. A ver si sale algo que merezca la pena. Ya que aunque no lo parezca, tengo muchas ganas de volver a escribir, pero en condiciones.
Destruye los antiguos recuerdos con tus manos. Creemos otros nuevos. 
Mi corazón no funciona bien, está lleno de preocupaciones. Atraviésalo y enamóralo.

Aunque no me hubiera levantado...

Aunque no me hubiera levantado...
Hay días en que aunque no te levantes de la cama, no pasaría nada. Probablemente hasta estuvieras mejor. 
Hoy está siendo uno de esos días para mí. 

Antes de salir de las sábanas ya me han tocado la moral (difícil, pero no imposible) y después de almorzar estaba ya subiéndome por las paredes. 
Si tras una mañana de esas que pasan sin pena ni gloria y haciendo un montón de colas para comprar, luego le sumamos que han salido vacantes y que servidora no ha sido convocada por 4 números... Encima, ha salido una plaza que me interesaba y que probablemente no pueda coger. 


Vamos bien, a ver cómo termina el día porque madre mía...

Manipulación

Manipulación
Veo las noticias y me indigno (por no decir que me cabreo como una mona).
Cómo decía en mi anterior entrada, el otro día salieron las primeras vacantes de curso completo para este año. La cosa fue bastante chunga, y obviamente sigo en paro. A ver el jueves que viene si sale algo que merezca la pena... 

Miraba las listas y me entraban ganas de llorar: pocas plazas, menos aún de jornada completa, y muchas con doble perfil (¿para que contratar dos profes si uno puede con todo? Total, los profesores no trabajamos nada y tenemos muchas vacaciones). 

Pero ahora viene lo gracioso: es "maravilloso" escuchar las noticias o leer el periódico, donde dicen que han salido más plazas que el año anterior, que un porcentaje muy alto son jornadas completas y que va a trabajar el mismo número de profes. Me cabrea. Mucho. ¿Dónde están esos datos? ¿A quién pretenden engañar? Se están cargando la educación y encima lo niegan. ¿Dónde vamos a llegar? ¿Por qué no hablan de que a los pocos interinos afortunados los contratan casi el mismo día que empiezan las clases? ¿Cómo se supone que tienes que prepararte? ¿Y por qué no hablan de esos coles que tienen mucho profesorado interino y que están con el culo prieto hasta saber si sus plazas se cubren o no? Y ya no me quiero meter con las ratios ni las dotaciones de material a las aulas, porque yo este año pasado he tenido que compartir sillas con mi compañera de nivel, ya que si estaban todos los alumnos no teníamos suficientes. Triste, pero cierto. 

Y que digan que todo va bien...

Empezamos con las vacantes y casi me quedo bizca

Empezamos con las vacantes y casi me quedo bizca
Hoy es el día en que han salido las primeras vacantes para interinos para el curso 2013/2014. Y he sido convocada (aunque mucho dudo que sirva de algo). Toda la mañana esperando, y a las 3 de la tarde (más o menos) les ha dado por publicar las listas (como si no supieran las plazas que van a salir antes de esa hora).
Un total de 226 plazas, de las que 108 son obligatorias, y el resto voluntarias, es decir, o no son la jornada completa o bien están perfiladas con otras cosas como inglés, música, educación física, francés... Una verdadera vergüenza, todo para ahorrarse profesores.

Tal y como ya sabía, mi plaza de años anteriores no ha salido (aunque lo sabía, tenía una mini esperanza de volver a mi cole...) y si hubiera salido no sé cómo me hubiera ido, porque estoy la 410 de la lista!!! (muy atrás, y así seguiré hasta el 2015 que vuelvan a rebaremar y me cuenten los puntos que tengo ahora).
El caso, que aunque no me sirva de nada, tengo que rellenar la solicitud y llevarla en mano a Huesca (porque no tengo el certificado para la firma digital). Un viaje a Huesca para nada. Pero si no vas, la has liado, porque desapareces de lista y no es plan!!!

Primero imprime las hojas con todas las vacantes (si lo hago directamente desde la pantalla del ordenador no es que me quede bizca, es que me quedo sin ojos!!), mira a ver cuáles son obligatorias (para no dejarte ninguna), mira las voluntarias que podrías coger (las que no tengan ninguna habilitación extra) y luego mira las que te pueden ir mejor. Buffffffffff...

Ahora mismo acabo de rellenar la solicitud por internet. Me queda imprimirla y personarme mañana en la DGA. Luego volveré a revisarla, porque ahora mismo sólo veo numeritos y letras, y a este paso me quedo bizca.

Va de libros

Va de libros
El otro día me paré a pensar en que si me preguntan cuál es mi libro favorito, no sé qué responder. 

Lo he dicho con anterioridad, pero para que quede constancia: de niña no me gustaba leer (madres y padres desesperados porque sus hijos no soportan los libros, no desesperéis, sólo tuve que encontrar lo que de verdad me gustaba y sobre todo, no sentirme obligada) y ahora estoy en una de esas épocas en las que me falta tiempo y me quito horas de sueño para leer libros sin parar. 
Digo esto porque cuando se es niño, en el colegio te obligan a leer cantidad de libros, y no sólo eso, sino dentro de un plazo (que a veces es bastante corto) y te hacen hacer un trabajo (generalmente aburrido) para ver si de verdad has leído lo que te han mandado. Así es muy aburrido. Y eso que existieron títulos geniales que recuerdo con gran cariño como Matilda, Un gato verde y con chispa o Las aventuras de una pandilla de pesadilla. Pero eso de que me obligaran a leer... No iba conmigo. 
Fue mi madre la causante de todo: ella devora libros y yo no entendía cómo pasaba las noches sin dormir por leer. Un día le pregunté el motivo y me dijo que probara. La acompañé a la biblioteca y me perdí entre las estanterías. Cogí lo que de verdad llamó mi atención y podía leerlo cuando quisiera y sin que nadie me pidiera nada. Sólo por disfrutar, esa es la clave. De hecho, el mes pasado, fui a una librería y el tiempo desapareció. Me vi abrumada por el montón de libros que llamaron mi atención, nunca me había sentido tan pequeña dentro de un recinto. 

Así comenzó mi historia y así he leído de todo. Pero retomando la primera frase, no sabría decantarme por un sólo libro. Quizá puedo decir que me ha marcado la saga de Harry Potter, mucha gente de mi edad siente (yo la primera) que hemos crecido con el mago y de vez en cuando aún retomo los libros. Tengo escritores predilectos como Harlan Coben, Cämilla Lackberg o Elvira Lindo, la fantasía me pierde, los romances me llegan muy dentro y una buena novela de misterio me engancha muchísimo, pero soy incapaz de quedarme sólo con uno.

Today is the day


Ya hace 8 meses que El Buscalibros vio la luz. 
Y hoy es el día en el que nace nuestro primer suplemento. 
Me uní a este proyecto por mi amor a la lectura y me encanta en lo que se ha ido trasformando. Somos un grupo de 10 personas, que personalmente no se conoce, pero que "hablamos" a diario, y estamos volcados en sacar este proyecto adelante. En nuestra página encontraréis reseñas, cortos, relatos... y el suplemento viene cargadito de nuestras reseñas más llamativas, relatos inéditos y una exclusiva entrevista a Vega. 

Desde aquí recomendaros su descarga, muy sencilla y gratuita, sólo "pedimos" un poquito de publicidad. 


El equipo de El Buscalibros, y yo especialmente, esperamos que os guste :)

=)

=)
No estaba preparada para que llegaras a mi vida. Ni siquiera para conocerte. Demasiadas cosas que atender, pero sobre todo, un corazón que todavía no podía dar amor por el montón de heridas que lleva a cuestas. Ahora está cicatrizando y estoy lista.

Lo primero de todo, es que tendrás que tener paciencia. He perdido parte de mi confianza (tanto en mí misma como en los demás) y ahora voy con pies de plomo. No quiero correr por si me caigo y necesitaré que tu mano agarre firmemente la mía por si tengo miedo de avanzar o por si me tropiezo. Si no quieres cogerme de la mano, me conformo con que pases tu brazo sobre mis hombros. Es un gesto que me encanta. Me hace sentir protegida. Y yo cogeré tu cintura o puede que meta mi mano en tu bolsillo trasero. 

Tienes que saber que la sinceridad será lo más importante. Las mentiras duelen. Siempre. Porque siempre se descubren. Y no las soporto. 

Deberá gustarte ver películas bajo una manta en invierno, mientras me acurruco cerca de tu pecho. Espero que no te importe que a veces ponga mis piernas sobre las tuyas. Si no encuentro la posición correcta porque mi espalda a veces es muy caprichosa, el colocarte mis piernas encima es un gesto de proximidad. 

Algo que tienes que aprender desde ya mismo, es que me encantan los pequeños detalles y los gestos de cariño sin motivo. Y las sorpresas. Pero no hace falta nada material. Seguro que sabes a qué me refiero. Los abrazos y los besos “porque sí” son maravillosos. Yo soy muy de abrazar. Y de dar besos. Y de hacer cosquillas mientras abrazo. 

Tendrás que ser mi modelo particular, porque adoro inmortalizar instantes, miradas y sonrisas con mi cámara. Y también tendrás que escucharme, me gusta mucho hablar y que se interesen por mis cosas del día a día. Claro que yo también prometo escucharte y tendrás mi consejo siempre que lo necesites. 

Como buena géminis, puedo ser un poquito bipolar y muchas veces dejo que mi niña interior salga a la luz. Eso sólo ocurre cuando tengo mucha confianza con alguien y quiero dejar que me conozca a la perfección. Por eso te pido que a ella también la quieras. Es una parte muy especial de mí que me niego a perder. 

Ahora sabes un poquito más de mí y de mis manías, pero no te lo voy a contar todo. Habrá cosas que deberás descubrir por ti mismo. 


Te estoy esperando, así que no tardes, ¿vale?

No me gustan las despedidas

No me gustan las despedidas
Estoy empezando a saborear el verano: algún que otro día de piscina (aunque sigo muy blanca), leer, dormir, ponerme al día (mi escritorio ha vuelto a aparecer bajo el montón de apuntes) y una mini escapada. 
Por fin nos hemos juntados las 3, que ya hacía más de un año desde la última vez.

Es maravilloso ver como se detiene el tiempo, como a pesar de tantos días sin saber apenas nada las unas de las otras, actuamos como solíamos hacer en nuestra época de la universidad. Esos nuevos momentos con vosotras han sido mágicos y los necesitaba más de lo que creía. Os echaba de menos, pero hasta ahora no sabía cuánto. 

Dos días y medio que nos han servido para recordar momentazos de esos que te hacen llorar de la risa, para crear nuevos recuerdos que guardaré conmigo mucho tiempo, para ponernos al día, para emocionarnos y llorar de la alegría (no todas las lágrimas tienen que ser amargas)...

Me han sabido a poco. Quiero Necesito más. Sois de lo mejor que se ha cruzado en mi vida.
Y cuando me despedí en la estación, admito que me costó mucho, que casi vuelvo a emocionarme. Pero mi pequeña, que me conoce perfectamente me dijo justo lo que necesitaba oír: "cuídate, estaremos en contacto y no te preocupes que nos veremos pronto; más pronto que esta última vez."

Y una semana después...

Y una semana después...
Llevo todo el día histérica.
El lunes por fin terminó todo el mundo su parte de exposición de las opos y se rumoreaba que entre martes y miércoles podrían salir las notas. Ayer nada, y la gente ya se estaba poniendo nerviosa, hasta el punto de llamar al servicio provincial y a los sindicatos a preguntar. Se decía que saldrían hoy a lo largo de la mañana.

A las 2 me he puesto a comer, y creo que habré hecho unos 10 viajes al ordenador para actualizar la dichosa página. Mi madre estaba frenética de verme en danza y de no comer. 

Un poco antes de las 3 la frase "Maestros: Notas oposición 2013, Infantil" estaba en la pantalla. He pinchado en el enlace. Mi nombre completo estaba al lado de un aprobado. Nota baja, sin plaza, pero tal y como se han dado las cosas este año, estoy muy contenta. Hasta una lagrimilla emocionada ha surcado mi mejilla. Ahora a ver qué pasa con las listas. 

Operación oposición 2013: finalizada con éxito

Certezas que iban a durar toda la vida y desaparecen en un segundo

Certezas que iban a durar toda la vida y desaparecen en un segundo
Me hacen gracia estas personas. Esas que dicen "tequiero" sin saber qué es lo que sienten, simplemente por llevar un tiempo. Esas que están tan enamoradas que prometen la luna y el cielo y las estrellas. Esas que dicen que sus sentimientos son tan fuertes que nada podrá cambiarlos. Esas que juran que tienen la certeza de que eres la persona con la que quieren compartir su vida. Precisamente esas que se olvidan de todo lo anterior de un día para otro. Esas que te hacen soñar y cuando por fin crees en esos sueños, hacen que despiertes de golpe. 


Que sí, que admito que me encantan todas esas cosas, pero más me gusta la sinceridad y la realidad.

Libreeeeeeeeeee

Libreeeeeeeeeee
Por fin he llegado a mi casa. 
Por fin me he quitado las sandalias que me estaban matando. 
Por fin he soltado el maletín del portátil y los apuntes que me estaba haciendo polvo el hombro. 
Por fin he terminado las oposiciones. 
Por fin empieza mi verano :D

Two days

Two days
Only two days...
En dos días estaré libre. A estas horas habré terminado. Y no puedo tener más ganas. Estoy agotada. El calor me aplasta. Las nuevas pastillas de la alergia hacen que tenga mucho más sueño que de costumbre. No me entra nada más en la cabeza. Estoy nerviosa. Se ha pasado medio mes de julio y yo aún no he disfrutado una gota del verano. 

No puedo más...

Demasiados porques

Demasiados porques
¿Por qué todavía no soy capaz de sentir total indiferencia?
¿Por qué la persona que hiere es la que encima luego es feliz?
¿Por qué parece que la mala suerte se ha cebado con mi familia?
¿Por qué me afecta tanto la soledad?
¿Por qué no soy capaz de ilusionarme?
¿Por qué tengo tanto miedo de enamorarme y a la vez es lo que más deseo?
¿Por qué me cuesta un horror poner palabras a mis sentimientos?
¿Por qué el tiempo va tan despacio pero a la vez tan deprisa?




¿Cuándo llegará mi momento para ser feliz?

Nota breve

Nota breve
Primera fase de la oposición aprobadaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Nota bajita, pero si nos paramos a pensar en que de 116 personas hemos aprobado 17... 
Ahora a tope con la programación :)

Muchas gracias a todos aquellos que os acordasteis de mí y me mandasteis mucho ánimo. 
Han surtido efecto. 

Hay besos que deberían estar prohibidos

Llegaba tarde. Corrió por aquella empinada calle en la que no había nada de sombra y llegó a casa de su amiga. Estaba preciosa con ese recogido que tanto la favorecía y el vestido blanco le quedaba como un guante. Los nervios hacían que sus ojos marrones brillaran todavía más que de costumbre. Todo el mundo tenía algo que hacer: terminar con la decoración, ir a buscar el ramo de flores, ayudar a maquillar a la hermana de la novia... Y ella, que había llegado tarde, se puso manos a la obra como los demás. Terminó en una habitación con un chico moreno de ojos color chocolate. No sé conocían de nada, nunca antes se habían visto, pero parecía como si fueran amigos de toda la vida. Entonces ella se dio cuenta de que había olvidado sus zapatos de tacón, esos que se había comprado de propio para aquel día. Desde luego no sabía dónde tenía la cabeza. Se lo dijo al chico, que sin dudarlo, la acompañó. Sonrisas cómplices, y como agradecimiento un beso en la mejilla. Un rubor se extiende por su cara. Y él, se acerca despacio y posa sus labios sobre los de ella. Ella sonríe y nota como algo cobra vida en su interior. Algo que creía muerto.

Y entonces se despierta. En su cama. Un lunes. Tiene que ir a trabajar. Todo lo ha soñado, pero es capaz de sentir ese beso en sus labios. Puede saborearlo. Todavía queman. Juraría que ha sido real.
Dicen que todas aquellas personas con las que sueñas, es porque las has conocido en algún momento de tu vida. Ella no conocía al chico de sus sueños, pero ahora estaba segura que no iba a olvidarlo. Lo buscaría y retomaría el sueño allí donde quedó.

Me echo de menos

Me echo de menos
Ya dije hace poquito que en el fondo soy una romántica. Es una parte que me caracteriza y que además me gusta. Me gusta emocionarme con historias de amor imposibles, me enamoran los pequeños detalles, me ilusiono rápidamente, me encanta escribir ñoñadas cuando estoy enamorada de la vida... Pero ahora todo eso ahora me cuesta un poco más. Esa parte de mí misma ha sido dañada y se ha encerrado bajo una coraza y siete llaves. Y yo siento que me falta un cachito de personalidad, que no soy yo. Y me echo de menos. 

A veces siento la necesidad de ponerme a escribir pero no me salen las palabras como antes. Veo una escena romántica de una película o la leo en un libro y al segundo siento que no es verdad, que se trata de una mera ilusión porque el amor tan puro no existe. Me da miedo soñar y me da miedo volver a ilusionarme. Me echo de menos y me gustaría ser capaz de recuperarme, de romper mis propias barreras y dejar que la magia vuelva a mi vida.

Fraga

Fraga
Se acabó. Ayer terminó definitivamente el curso 2012/13. Ya el viernes anterior decíamos adiós a los nenes, pero hemos estado una semana más en el cole para terminar papeleo y recoger las clases. 

Ha sido duro despedirse tanto de los nenes como vaciar la clase (ver tu aula pelada, sin fotos, sin dibujos, sin nada) pero sobre todo, despedirse de los compañeros. 
Han sido dos cursos completos en el CEIP Miguel Servet de Fraga, dos cursos con gente maravillosa a la que voy a echar de menos. Creí que sólo iba a estar un año y el último septiembre me sorprendió la noticia de que iba a volver. Fue como volver a un hogar, me sentí súper arropada, por eso esta despedida ha sido más dura de llevar. Pero claro, tantas alegrías como me ha dado este centro tienen que tener un precio.

Tras varios abrazos de esos que llevan sentimiento, muchos besos y buenos deseos, tuve que irme al coche. Aguanté sin llorar, pero llegué con un nudo en la garganta que me impedía hablar.
Si no puede ser un "hasta pronto", será un "hasta siempre". Gracias por todo.

Maldita indecisión

Maldita indecisión
Me odio. Odio mi parte indecisa.
Mil planes pensados para estos dos meses de "vacaciones" obligadas (aparte de un poquito de descanso, que lo necesito) y de repente me surge un proyecto que me desbarata todo. No sé qué hacer. Soy pura indecisión. No hago más que darle vueltas y buscar pros y contras, pero sin encontrar solución. Me cuesta tomar decisiones, sobre todo cuando son cosas que vienen de repente y no las tenía para nada contempladas. 

Mi plazo termina mañana por la mañana, presiento que esta noche va a ser muy laaaaaarga.

Domingo de relax

Domingo de relax
5:30 de la mañana del sábado. Suena el despertador. ¿Es una broma, no? Si me acabo de dormir!!!!!

Me levanto cual zombi, desayuno (no recuerdo ni el qué), me preparo un par de bocatas para la comida y me voy rumbo a Zaragoza. Viaje en silencio, escuchando las indicaciones del tomtom para llegar al cole adecuado. Llegamos. Mucha gente. Caras conocidas. Alegría a pesar de los nervios por ver a antiguas compañeras. Se hacen las 9 y entramos para el llamamiento. Sentadas un montón de rato (bueno, en realidad hasta las 10 no es tanto rato pero se hace muuuuuy largo) y nos traen los sobres con las preguntas y los supuestos prácticos que debemos resolver. Mi cara se descompone cuando empiezo a leer las preguntas. Pero antes de que los nervios me traicionen, respiro, leo despacio y empiezo a contestar basándome en cosas que he vivido durante mis dos años docentes. Preguntas terminadas, complicadas pero me he defendido. El caso práctico me saca una sonrisa y me pongo a escribir. A las 13:00 salgo de la primera parte. Me duele la mano y tengo mucha hambre. 

A las 15:00 estamos convocados de nuevo para otras 2 horas de examen (un sábado con 5 horas de examen, inhumano!!!!!!). Los nervios vuelven a alojarse en mi estómago. Intento recordar algún punto de algún tema y estoy en blanco. La histeria se hace dueña de mi cabeza. A las 15:45 la presidenta del tribunal sale corriendo y viene diciendo que los temas que han salido del bombo son el 8 y el 15. Respiro. De nuevo una sonrisa aparece en mis labios. El tema 15 acaba de materializarse entero en mi cabeza. Escribo durante 2 horas (ya no siento la mano) y salgo satisfecha. Podría haber ido mejor pero también peor, así que estoy contenta y sobre todo relajada.

Vuelta a casa, sin parar de hablar, con la música a tope y cantando como si no hubiera un mañana

Ya está. Primera parte de la oposición finiquitada. Buen sabor de boca pero faltará que al tribunal le guste mi manera de redactar y mis ideas. Pero eso ya se verá. Por lo pronto tengo por delante un domingo de relax :)