Lo que no me pase a mí...

Anécdota graciosa del día.

Hoy me he ido con mi señora madre de perfumería. Están de liquidación porque se trasladan y hemos ido a ver si encontrábamos algo.

Como no, el que más suerte tiene siempre es mi padre, que a pesar de que no ha venido a comprar ahora ya tiene un frasquito más de colonia de la que le gusta. Mi madre no ha encontrado nada y yo, cosa rara en mí, he decidido hacer un cambio de fragancia.

Desde hace años está entre mis favoritas U de Adolfo Domínguez, y desde que gasté el último frasco en septiembre no la he vuelto a tener, pero esta vez quería cambiar. La última adquisición fue Oh! de Moschino, que me la regaló mi madre así de repente y fue un buen acierto. Y ahora me he mirado Pacha Psicodelic: tenía una muestra en casa y me gustaba bastante.

He buscado entre las estanterias la rosa y entre un montón de frascos he visto la azul. La he olido y me ha gustado. Así pues he cogido la lata de promoción y en caja me dicen que es de chico. No lo hubiera dicho, la verdad. Me gusta para mí! No para chico! Pero al final ha vuelto al estante, de momento, no sé si al final me la compraré, porque aunque sea de tío, a mí me ha gustado un montón!

Mira que no fijarme en que era para tío... Lo que no me pase a mí...

Bon voyage!

Últimamente este blog estaá un poco depresivo (bueno, en realidad la que está depresiva soy yo...) pero hoy llegan buenas noticias: Ya hace un año que me examiné de la práctica de coche y ya puedo abandonar la L!!!!!!!!!!

Recuerdo los nervios con los que me levanté, que además tuve el examen super tarde, y tooooda la mañana con nervios. Llegué a la autoescuela y allí me encontré con mis 2 compañeras de examen: una que había olvidado el DNI y hasta que no vinieran a traérselo de un pueblo cercano no se podría examinar y la otra pobre que llevaba un montón de intentonas y no había forma humana de aprobar (estaba todavía más nerviosa que yo, que ya es decir). Por deferencia a la señora que llevaba varios intentos dejé que fuera ella la que primero se examinara, y luego llegó mi turno.

Fue sentarme en el asiento del piloto y marcharse los nervios, es algo que todavía me cuesta creer (soy una personita hiper-nerviosa). Hice un examen bastante bueno (o al menos eso me dijo el profe, que era un tío genial que ahora echo de menos) y salvo unos problemillas que tuve porque no había manera de meter quinta, fue perfecto. Sólo eso apareció como errores leves: problemas con la caja de cambios, pero bueno.

Acabamos en un bar tomando algo y al rato vuelve nuestro profe con la chica que faltaba: suspendió, se salto un ceda al final del examen con la mala suerte de que venía un coche y tuvo que pegar una señora frenada que hizo que al examinador casi se le escapara la carpeta. Pero la otra señora (ya era hora!) y yo, aprobamos. Y llegue a mi casa a la hora de comer con mi L en la mano.

Y aunque la he llevado poquito, porque mi señor padre no es amigo de dejarme el coche, tanto que aún no he conducido sola, y siga conduciendo poquito, es una gozada poder decir que ya no la tendré que volver a llevar :)

- ¿Estás bien?
- No lo sé.
- Tú lo que quieres es estar con él, ¿verdad?
- ¿Sabes qué es lo que más me jode? Que si de verdad quiere, puede ser una persona maravillosa.
- Pero entonces ¿es él realmente?
- Estoy enamorada de una persona que no existe.

Decepción

Decepción
Esa es la sensación que me invade últimamente. He dejado atrás el miedo y la desconfianza para sentirme decepcionada.

Miedo a volver a caer. Desconfianza porque ya no sé confiar en las personas. Decepcionada ya que sigo siendo de naturaleza inocente y pensaba que esta vez todo era real, hasta que me he dado de bruces contra la pared de las mentiras y descubro que nada es real: las palabras vacias y las acciones falsas ocultando la verdad.

Y ya lo dije ayer, la verdad siempre sale adelante, los verdaderos intereses son los que predominan al final.

Sorteo de Estrógena

Una amiga bloggera cumple próximamente un añito, y ha decidido hacer un sorteo para celebrarlo. El premio consiste en un gloss ultra brillante para labios de Clinique. Pinchad aquí para toda la información, y participad! Desde aquí darte la enhorabuena por tan fantástico año, sigue así.

San Jorge y el Dragón

Seguro que todos conoceís ya la famosa leyenda del caballero San Jorge y el malvado dragón que tuvo que derrotar. si no es así, pinchad aquí y refrescar vuestra memoria.

Yo hoy os vengo a presentar otra historia relacionada con dicha leyenda: Te quiero Valero, de Fernando Lalana. Valero es un dragón aragonés que se enamora de la princesa Pilarín, con gran disgusto del padre de ésta, el rey Alfonso. Los ciudadanos, asustados por la presencia del dragón, reclaman de los cielos la ayuda de San Jorge.
Cuento infantil recomendado que reinventa la leyenda de San Jorge y el Dragón.

In my Mailbox 9

Esta vez os traigo una recomendación de la mano de mi madre. Ella fue la que me inició en la lectura, verla como devoraba los libros y luego ver el brillo en sus ojos cuando te contaba las historias, fueron el verdadero motivo de que yo me animara a leer. Y aunque probablemente este libro sea un poco lacrimógeno, si ella me lo ha recomendado, seguro que me gusta.

La llave de Sarah cuenta la historia de esta niña de 10 años que en 1942 viviendo en París, es llevada a la fuerza al Velódromo de Invierno, junto con su familia y muchísimos más judios. Pero no toda la familia está allí, en la casa se ha quedado escondido en un armario el pequeño Michael de 4 años. Por otro lado, en 2002, Julia tiene que hacer un artículo que cuente la historia de la famosa redada. Pronto descubrirá que su familia política está emparentada con la historia de Sarah. Un libro de Tatiana de Rosnay. Cuando lo termine os diré qué tal.


Poción de gotas de lluvia

La de los días de lluvia. Así es como me llaman a mis espaldas, se ríen de mí, creen que no lo sé, pero pronto se arrepentirán de todo ello. También sé que me llaman así porque sólo salgo a la calle cuando llueve. Me gustaría saber las teorías que tienen al respecto, dudo mucho que alguno esté cerca de la verdad. Voy sin paraguas dejando que las gotas de agua me mojen sin piedad. Pero también voy rellenando un frasquito de gotas de lluvia. Pronto mi pócima estará lista y todos aquellos que no me trataron bien, sufrirán las consecuencias.

20 de abril del 90

20 de abril del 90
Y me puse a recordar, igual que en la letra de tan buena canción.

Qué fácil era todo cuando éramos niños: no te preocupabas de nada que no fuera hacer enfadar a mamá para que no te castigara; esperabas los domingos porque era el día en que te daban 20 duros para comprarte chuches; los sábados eran los días de acostarse tarde, de ver pelis Disney por la tarde y de pegarte una hora dentro de la bañera con mogollón de juguetes hasta que el agua se quedaba fría; no te preocupabas de qué pensaba fulanito de tí, sólo buscabas con quién jugar; los novios iban y venían sin comederos de tarro; las tareas que nos parecían abominables eran unos simples deberes y tener más o menos recogida la habitación; dormir con peluches estaba permitido; las pesadillas se iban cuando venía mamá a decirte que no había nada bajo la cama; a veces te salías con la tuya simplemente con poner carita de pena; las lágrimas no eran debidas a dolores tan fuertes como los de ahora sino a caídas en las que te raspabas las rodillas; tus dibujos que en realidad no eran nada del otro mundo decoraban la nevera y te sentías super orgulloso; los dibujos animados eran verdaderamente buenos...

Aiss, estoy melancólica, echo en falta esa simplicidad. Mi vida ahora es demasiado complicada y no me gusta.

Celtas Cortos son un grupo que me gusta desde bien cria gracias a mi padre, y esta canción era de mis preferidas. Cada año se repite ese 20 de abril y cada año es más complicado, por eso me gusta recordar esas pequeñas cosas que en verdad son los momentos más mágicos de la infancia.

Confianza

Confianza
El otro día me enfadé con el teléfono, bueno, concretamente con mi madre. Me explico, llevan días llamando a casa para hacer una de esas laaaaargas encuestas (que luego nunca se para qué sirven) y siempre llamaban en malos momentos. Al final llamaron una tarde en la que mi madre no tenía mucho que hacer, y accedió a contestar a las dichosas preguntas. Pero ¿qué pasó? Que no la querían "encuestar" a ella, sino a la joven de la casa, osea, yo, y yo no tenía mucho tiempo, pero al final dije que sí. En qué maldito momento se me ocurriría decir que sí... (por eso me enfadé con mi madre, que me encasquetó al individuo y yo por no hacerle un feo...)

Para resumir la encuesta dire que ha sido la más rara que me han hecho nunca, y la que menos fundamento ha tenido. Una encuesta sobre la confianza. Cuando me preguntaron las provincias de las que se supone que era la gente más de fiar ya me quedé a bolos. Al margen de que no entiendo de qué vale que una encuesta recoja los datos de quién me ha fallado a mí alguna vez en la vida. Eso es algo de mi incumbencia, pero bueno...

Vamos, que como encuesta, un churro (ya siento el tiempo que perdió el muchachillo conmigo) pero el tema en verdad es algo que me importa mucho. Para mí la confianza es la base toda relación que mantienes con alguien. Con alguien en quien confias, tienes muy buena base para construir algo, pero con alguien de quien no te fies, la cosa está muy difícil. Y volver a confiar en alguien también es muy complicado, porque siempre pueden quedar dudas (al menos yo, que me parece que soy un bicho un tanto especial).

Últimamente confio menos en la gente, debe ser por el daño que me han hecho determinadas personas, y ya no me fio de casi nadie (por no decir directamente nadie). Si siguiera haciendo caso de todo lo que me dicen, y me creyera todo lo que me cuentan, hubiera acabado loca hace días, porque estamos en un mundo que cada uno mira sólo por sí mismo, y si en el camino tiene que pisar a alguien (aunque no se meta por medio) te pisan y punto.

Soy de naturaleza inocente y confiada, y cuando digo algo a alguien lo digo de corazón, hago todo lo que puedo por cumplir mi palabra, porque las promesas para mí no son tonterias ni palabras vacías. Por eso me duele ver como la gente promete cosas sólo por hacerte callar, o luego se olvida de lo que te ha dicho, o simplemente alegan que no te lo han prometido y que una vez cometido el error ya no hay nada que hacer. Así que he llegado a no fiarme de nadie, por eso no quiero palabras, quiero hechos.

Vamos a regar

Mañana va a llover. Eso dice la chica del tiempo antes de apagar el televisor. Miro a mi abuelo. Veo en su cara que no comparte la opinión de la meteoróloga. Mañana quiere regar su huerto y la chica del tiempo acaba de desbaratar sus planes. Le digo que haga caso por una vez, que no riegue, porque los excesos de agua también son malos. Curiosamente me hace caso, y casualmente no llueve. Así que decide regar al día siguiente. Justo esa noche cae un señor chaparrón. La chica del tiempo se equivoca: no llueve cuando ella dice, llueve cuando riega mi abuelo.

Apareció!

Apareció!
Y anoche, al ir a ponerme el pijama, oí un "clin". Mi anillo se había alojado entre mis pantalones durante el día. Todavía no me explico cómo ha sido, qué debí hacer para que el anillo acabara ahí.
El caso, que al final lo encontré! En el lugar más inesperado y cuando menos lo pensaba.

Gracias a San Cucufato ;)

PD: y el friki ese que me habla de Frodo... desde luego, menuda visión tienes de mí! jajajaja.

Se perdió...

Se perdió...
Va a ser que me ha tocado la mala suerte del día al final.
Esta mañana me he puesto los 3 anillos que llevo últimamente, y cuando he ido a salir de casa me he dado cuenta de que el aro que llevo en el dedo pulgar no estaba. En ningún momento me he dado cuenta de nada, ni tampoco he oído que cayera al suelo. He revuelto media casa buscando, y no aparece.

Me da mucha rabia porque me gusta llevar anillos en el dedo gordo, y por desgracia el último que tenía, que además me encantaba porque tenía una forma peculiar, también lo perdí. Y encima también dentro de casa.

No sé qué hago, debe ser que no debo estar hecha para llevar anillos en los dedos pulgares. Pero yo confío en que aparezca en el momento y lugar más inesperados.

Martes y trece

Nunca he sido supersticiosa, de hecho me gustan los martes y trece.

Recuerdo cuando en el instituto algún profesor nos ponía examen en este día: la mayoría rogaba que se cambiara, ¿qué era eso de hacer un examen en el día de la mala suerte? Pues a mi me gustaba, yo creo que me salían hasta mejor.

Los gatos negros me encantan, eso de ser todo pelaje negro con un par de ojazos me parece algo precioso. Tienen un punto salvaje que me gusta muchísimo.

Lo de pasar por debajo de una escalera... me da bastante igual, y lo de caerse la sal, una tonteria. Aun recuerdo en la residencia cuando a una amiga se le cayó el salero en la mesa y todas le dijeron que tenía que echarse un poquito de sal por encima del hombro para evitar la mala suerte. Al final mi amiga acabó con el hombro lleno de sal, de tanta que se echó, un montículo de sal apareció en su hombro. Mala suerte no sé, pero reirnos... muchísimo!

Las supersticiones son algo en lo que puedes o no creer. La mala suerte está ahí (al igual que la buena) pero eso de que porque un gato negro se cruce en tu camino vayas a tenerla... ¿qué culpa tendrá el pobre animalillo de tener tan mala prensa?

Vamos, que yo espero que hoy sea un buen día, independientemente de la fecha. A ver si hoy que es el día de la mala suerte para muchos mortales a mi se me arregla la racha.

Se conformaría con el noventa por ciento

Se conformaría con el noventa por ciento
"Sensible y cariñoso, pero viril e independiente. Amante del ajetreo de la gran ciudad, aunque aficionado también a la vida al aire libre. Alguien a quien le guste quedarse en casa pero también viajar y que además sepa ser el alma de cualquier fiesta. Que se cuide, pero que también le guste divertirse. Que le entusiasme la política y el arte, que sea amante de discutir con conocimiento de causa, pero de forma respetuosa. Que se acuerde de los cumpleaños y sepa preparar buenas sorpresas. Que le guste la comida y el buen vino y aprecie la belleza."
Etcétera.
Y etcétera...
Los hombres en el mundo real no son así; más bien habría que poner: "Moderadamente sensible cuando se lo pidan, de vez en cuando la hostia de ingenioso. Aficiones principales: rascarse la entrepierna y festejar la flatulencia."
- ¿De veras esperas encontrar todo eso en un solo hombre?
- Me conformaría con un noventa por ciento -asegura.
- ¿El noventa?
- De acuerdo, digamos el ochenta. Pero tiene que ser guapo para caerse de espaldas.
Silbo.
- Entonces será mejor que nos pongamos a buscar.

(Fragmento extraído del libro "Juntos 7 años" de Josie Lloyd y Emlyn Rees).

Anda que no es difícil ni nada encontrar todo eso en una sola persona. Mi búsqueda no es así exactamente la verdad, pero cuando leía el libro me sorprendí riéndome por lo absurdo de la situación. Lo de sensible y cariñoso lo comparto al cien por cien, quiero alguien a mi lado que tenga sentimientos y no tema darlos a conocer. Lo de discutir con conocimiento y respeto también está en mi lista: no se puede estar de acuerdo en todo, por lo que hay que saber hablar, y el respeto es algo que no debe faltar nunca. Y lo de acordarse de fechas y cumpleaños, para que nos vamos a engañar, es algo a lo que doy mucha importancia. Aparte de eso sólo un pequeño matiz más (bueno, lo de pequeño es un decir, porque es lo que considero más importante de todo): ser la principal prioridad a la hora de tomar decisiones, demostrar con hechos eso que se dice con un simple te quiero que mucha gente lo suelta sin tener conocimiento de lo que esas dos palabras significan algo más.

No soy chica de peluquería

No soy chica de peluquería
Hace más de un año que no iba a la peluquería. Ya empieza a ser tiempo la verdad, que la peluquera me ha dicho que mis puntas ya tenían hambre (de tijera, debe ser).

La última vez opté por un mini pelito corto con las puntas despeinadas hacia arriba (que probablemente vuelva a repetir algún día, porque al final hasta le cogí el truco a la plancha para que me quedaran las puntas bien marcadas) y conforme ha ido creciendo ahora me he decidido por pelo largo. Así que me he cortado las puntas, el flequillo hacia un lado y me lo he descargado.

Hasta aquí, todo correcto, pero el "problema" ha sido cuando me lo han secado. Yo soy de poco o nada de volumen, no me gusta, y siempre suelo llevar el pelo bien planchado. La peluquera me ha sugerido hacerme algún que otro ricillo o tirabuzón con la plancha, y yo pensaba que sería alguno por ahí suelto. Total, que en realidad la mujer pretendía hacerme rizos en todas las puntas, con lo que he llegado a casa que parecía una escarola, con mogollón de volumen.

Las peluqueras siempre acaban haciendo lo que ellas quieren! xD

Todo

Todo
Quería tus mimos, tus sonrisas, tu tiempo, tu amor, tu felicidad, tu compañía, tus palabras, tu cariño... Lo quería todo de tí, no quería a nadie más en esa ecuación. Es egoísta, lo sé, pero a cambio te iba a dar TODO de mí, que aunque sea pequeñita y poquita cosa siento que tengo mucho por dar, quería hacerlo, de verdad, pero antes necesitaba estar segura.

Quería ser tu todo, pero no has tenido suficiente sólo conmigo.

Nueva plantilla

Nueva plantilla
Y visto que el invierno ya se empieza a ir y el buen tiempo empieza a revolotear, cambio de imagen, porque aunque me gustaba mucho el estilo de azul y negro, mi verdadero color es el violeta, y la imagen que aparecía al inicio era un poquito invernal.

Decir que creía que no había conseguido cambiar la plantilla, porque no estaba en mi ordenador y el portátil que tenía entre manos no era de fiar... Pero al llegar a casa he visto que sí se ha cambiado, así que de momento así dejo mi felicidad escondida. ¿Qué os parece el cambio?