Incluso los malos recuerdos forman parte de nosotros. Y esos son los que nos hacen aprender.
+1

Claudia P.

  • Image
  • Image
  • Image
  • Image
  • Image
    Comenta con Blogger
    Comenta con Facebook

7 trocitos de felicidad:

  1. Diría que los buenos también nos forman. Estamos hechos de recuerdos, blancos, negros y grises. Y el objetivo debe ser no olvidar ninguno y generar más. No hay mejor forma de superarse a uno mismo.
    Un besi guapi.

    ResponderEliminar
  2. Obviamente los buenos también están ahí, pero hablo de los malos porque mucha gente (yo misma) quiere borrarlos, olvidarlos, hacer como si nunca hubieran tenido lugar. Pero no podemos quitar partes de nosotros ni vivencias, han tenido que ver en nuestra forma de ser, actuar y pensar.
    Creo que llegar a ese punto, es una lección importante, al menos para mí lo ha sido. El pasado está ahí, no se borra de un día para otro y lo mejor que se puede hacer es aprender de él. A veces simplemente para no volver a tropezar con la misma piedra otra vez. Un beso bonita :)

    ResponderEliminar
  3. Al final, cuando por fin se encuentra la felicidad (¿escondida? :P), se suele ver el camino recorrido como un proceso necesario para poder llegar hasta donde estás. Y en ese momento podrás decir que ha valido la pena.

    Bss!

    ResponderEliminar
  4. Mas que aprender hay que vivir experiencias y luego sacar conclusiones. Y decidir tu que es bueno y que es malo y que actitud adoptas ante todo esto.

    También puedes dejar de buscar y ya verás como la felicidad viene sola.

    Besis

    ResponderEliminar
  5. LGG, todo lo vivido forma parte de lo que somos ahora. Tampoco decir que según que cosas han valido la pena, pero están ahí.

    Toni, con tiempo y pensando en frío se sacan las conclusiones. Ahora mismo no busco nada, estoy bien como estoy, por primera vez en mucho tiempo: tranquila, relajada, feliz y aprovechando el tiempo. No me quejo :)

    BesineS!

    ResponderEliminar