Contrariedades de la vida 35

Fregar. No me gusta. Así que fregar es una contrariedad para mí (por no decir otra cosa). Bueno, en realidad las tareas domésticas no me entusiasman, pero hoy le he cogido más manía si cabe a la fregona. 

Qué horrible es fregar y que te salga un pelo. No hay manera humana de recogerlo. Y lo paseas para un lado. Y luego para el otro. Parece que lo has recogido y entonces salen dos (no sabes de dónde; si es que juegan al escondite o es que se reproducen). Te empiezas a cabrear y empiezas a marearlos con la fregona y parece que estén bailando contigo y haciendo dibujos molones en el suelo. Harta ya, te agachas y lo coges con la mano (que también cuesta lo suyo, sobre todo ahora que está mojado) y cuando por fin lo has quitado del suelo, la fregona, ese maravilloso ser, decide que le apetece seguir jugando con sus amigos los pelos y hace aparecer otro (aquí debería escribir una palabra malsonante, pero creo que ya vale con todas las que he soltado por la boca esta mañana).

Y luego ya si te paras a pensar... Si todas esas melenas son mías, cualquier día me quedo calva...
+1

Claudia P.

  • Image
  • Image
  • Image
  • Image
  • Image
    Comenta con Blogger
    Comenta con Facebook

15 trocitos de felicidad:

  1. Me ha encantado! Me he sentido tan identificada.. Yo odio fregar mil veces más que barrer, porque cuando salen pelos o pelusas entre que me dan asco y que se mojan es un asco.
    También me ha gustado porque de algo muy simple has hecho algo muy elaborado.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias :)
    Lo de las pelusas ya ni te cuento, se ponen a hacer carreras debajo de mi cama en cuanto me ven aparecer con la escoba! jajaja
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Es increíble la cantidad de pelos que se nos caen eh??? cuando yo vivi sola me di cuenta de que se me caían demasiado...

    ResponderEliminar
  4. Yo lo que más odio es planchar y después cocinar. Fregar no me disgusta, dentro de lo que cabe :)

    ResponderEliminar
  5. Yo no tengo esos problemas con los pelos y las fregonas.
    ¿Quizás porque estoy calvo ? ;)
    Besazo!

    ResponderEliminar
  6. Maripi, es q además, como ahora lo llevo largo, se nota a la legua que son míos y madre mía q cantidad!!!!!!!!!!!

    Cé, lo de la plancha es otro tema del que ya me quejé en su día, porque tampoco la soporto, de hecho tengo un montón bien grande de ropa por planchar... Y cocinas no me disgusta, es más, hasta me puede gustar (sobre todo hacer postres) pero luego recoger y fregar todo lo que he empleado... jajaja.

    Tonetxo, ventajas que tiene uno, eso dice mi madre! jajaja

    ResponderEliminar
  7. Lo mejor es la aspiradora. Así no te das cuenta de todos los pelos que se caen.

    ResponderEliminar
  8. Habrá que tenerla en cuenta, David. Es que en mi casa no somos mucho de aspiradora, jaja.

    ResponderEliminar
  9. Siempre me dices lo mismo!! jajajaja

    ResponderEliminar
  10. No sé como consigues crear una historia de algo tan común, tan normal como eso, no sé como consigues que me entusiasme leyendo pero ¡ME ENCANTA! :D

    ResponderEliminar
  11. Muchísimas gracias Belén, da gusto escribir con comentarios como el tuyo. Un besazo!

    ResponderEliminar
  12. A mí fregar no me disgusta, lo que me jode es limpiar los azulejos de los baños y las cocinas.

    ResponderEliminar
  13. Lo que siempre me ha gustado es limpiar los cristales :)

    ResponderEliminar