¿Realmente ha sido un noviembre dulce?

¿Realmente ha sido un noviembre dulce?

Noviembre llega a su fin.

Recuerdo que lo empecé con una carcajada. Fue una buena manera de empezar y me trajo un buen presentimiento: noviembre iba a ser un buen mes.

Ahora que estamos en las últimas horas, me he parado a hacer balance. En realidad no es que haya sido un gran mes, no ha sido malo tampoco, digamos que ha sido interesante.

He visto buenas películas; he leído bastante, en especial estos últimos días; me he reído mucho; mi vida laboral está… está ahí, esperando; y mi cabeza está en mil sitios, con mil historias a la vez. Ciertas cosas me han descolocado y tengo un millón de dudas.

A ver en qué para todo esto, con noviembre terminando y acercándose el fin de año. Entonces será un balance más detallado.

Love story

Claro ejemplo de una canción que me enamoró nada más escucharla.

Coincidió con una época feliz de mi vida, y pronto se convirtió en algo más que una simple canción bonita (como muchas otras que forman parte de un cd que guardé). Una habitación, dos personas en medio que se movían como una sola y la música de fondo. Antes, en esa época, la escuchaba y se me ponía la típica cara de tonta enamorada.

Luego he pasado tres meses sin poder escucharla, hasta el punto en que la borré del ordenador.

Y ahora, he podido volver a escucharla, vuelve a estar en la carpeta de música habitual. Lo que no sé, es el motivo. Quizá ya esté dejando de importarme, porque aunque las heridas aun no hayan cicatrizado, la situación hace que comience a darme igual.

Las palabr
as se las lleva el viento, y a este paso los recuerdos se irán detrás.

Adiós

Para que no se enteren de que me he marchado tenía que dejarlo todo como estaba: las mismas arrugas en la colcha, el vaso del que había bebido sin carmín en el borde y la persiana bajada. Pero la maldita carta me iba a delatar: el sobre estaba roto a causa de la ansiedad por abrirla.

Busqué un sobre nuevo, pero ninguno era de
l mismo tamaño. Pensé en dejarla sin sobre, pero así era obvio que la había leído y no podía permitir que supieran el motivo de mi marcha.

Así que cogí una cerilla y un bidón de gasolina.


Microrrelatos

Microrrelatos
Todos los jueves a las 10.30 de la mañana pongo Cadena Ser.
El motivo es un concurso semanal (que lleva ya un tiempo) en el que a partir de una frase dada, se escriben microrrelatos sorprendentes, de 100 palabras como mucho (sin contar la que ellos te dan).

Me quedo maravillada con las historias que salen a partir de una frase corta, que es la última del relato ganador de la semana anterior de manera que al final todos los relatos ganadores están conectados.

He escrito 3, cuando la frase que oigo me inspira, y aunque lo mande al concurso lo hago más que nada por mí, por ver de lo que soy capaz. Y me encanta ver la cara de mi madre cuando los lee y no se espera el final. Es el mejor premio de todos.

En este blog está incluido el primero que mandé, titulado ojos negros del cual me estoy planteando si hacer una segunda parte, aunque casi prefiero dejarlo inacabado, que cada uno se imagine el final que quiere, esa parte es magia.

Y no sé si incluir también el último que escribí este fin de semana.

Consejo

Consejo
He decidido seguir un consejo: cuando las cosas se tuerzan, hay que cerrar bien los ojos, bien fuerte! Y entonces hacer uso de la imaginación, imaginar que todo puede ser perfecto.

Mis métodos no surten efecto, así que allá voy...

Gracias a El sol en las mejillas ^^

Un sueño

Un sueño
A raíz de un viaje frustrado he descubierto algo que no sabía de mí misma: quiero viajar. Siempre he dicho que tengo que ir a Egipto y a Venecia una vez en mi vida, pero ahora siento que de verdad quiero ir.

Quiero ver sitios nuevos, conocer lugares exóticos con historia, ver bellos parajes y luego guardar mil y un detalles en mi memoria.

Pega de esto: se necesita dinero, y yo sin ingresos, así que mal lo tengo.

Además hay algo que quiero antes de embarcarme en una de estas aventuras: quiero una buena cámara de fotos que me acompañe, para poder guardar las imágenes y los recuerdos de todo aquello que vea.

Luna Nueva: la película

Primera vez que voy a un estreno, pero esta vez lo merecía.
Anoche fue noche de crepúsculo, y hoy ha sido tarde de luna nueva.
Pensaba que el cine iba a estar a reventar, pero en realidad estábamos 4 gatos.
Y es que el cine es muy caro: 6€ la entrada!! Qué fuerte!! Pero que los he pagado por ver a mis vampiritos y también a la manada de lobos, que la verdad sea dicha, el pequeño (bueno, no tan pequeño) Jacob Black no está nada mal.

La historia ha sido bastante respetada (dentro de lo que cabe), el peinado y las ropas de Alice no me han convecido mucho, los lobos bastante conseguidos, Victoria mucho mejor que en la película pasada, Emmett casi no dice nada (mal!!) y me han faltado algunas escenas (aunque también me han sorprendido con otras que no pensaba que fueran a respetar). Es decir, que me ha gustado, y ya estoy esperando Eclipse con ganas.

Luna Nueva

¿De cuántas maneras se puede destrozar un corazón y esperar de él que continúe latiendo?

En los últimos días había sobrevivido a un montón de cosas que deberían haber acabado conmigo, pero eso no me hacía sentirme más fuerte. Al contrario, me notaba tremendamente frágil, como si una sola palabra pudiera hacerme pedazos.


Ojos negros

¿Te acuerdas de mí? - preguntó con un guiño extraño en sus ojos negros en aquel callejón.

Hasta entonces había albergado la esperanza de no volver a cruzarme con aquellos ojos que me aterraban a la par que deseaba. Fue en el momento en que me vi reflejada en ellos, cuando me di cuenta que había estado huyendo de él. Lo que tuvimos terminó, pero ahora la necesidad se hacía insoportable para ambos. Aunque sabía que mi final se acercaba, me sentí feliz al estar de nuevo entre sus brazos. Así me abandoné, cerré mis ojos y dejé que sus fríos labios acariciaran mi cuello.


Cambios de humor

Abres los ojos, has dormido poco y mal, y el despertador suena justo en ese momento del sueño en el que más estás disfrutando. Ya te levantas de mal toque, o con el pie izquierdo como se acostumbra a decir. La primera persona que te encuentras suele pagar las consecuencias, a pesar de no tener culpa alguna. El día puede mejorar, o puede ir a peor, como suele ser en mi caso.

También puedes levantarte de un humor genial, con una sonrisa en la cara y con ganas de afrontar todo lo que te echen. Pero siempre llega algún capullo que lo estropea. Alguien que puede que solamente se haya levantado con el pie izquierdo y tenga que pagarlo contigo aunque no tengas culpa de nada.

El otro día miraba una figurita de un perro que hay en una estantería de mi casa. Una figurita de esas que cambian de color en función del tiempo que hace, azul para el buen tiempo, morado para la lluvia y rosa para el frío. Y pensaba en que me gustaría que las personasfueran como ese perrito por dos razones: que el cambio de color previniera de los cambios de humor y también que fuera igual de fácil hacer cambiar ese color, porque ese perrito tiene truco ya que si lo metes en la nevera se vuelve rosa. Me gustaría que con la frialdad o con un abrazo se pudiera obrar ese milagro del cambio de humor. Todo sería mucho más fácil.

Noviembre dulce

La noche en que octubre dejó paso a noviembre fue diferente al resto.
Y además el cambio de un mes a otro fue justo a mitad de una carcajada, lo que significa que va a ser un buen mes, lo presiento, no sé por qué, pero lo sé.

Noviembre será un buen mes.