Uvas de la suerte

"Cuenta una antigua leyenda que la primera uva de Nochevieja va por la salud de la luna, y la segunda por la del sol. La tercera por los crios y la siguiente por los ancianos. La quinta para que se vuelvan a reunir los presentes en la mesa de celebración, y la sexta por el amor, sin mayor explicación. Una más por la paloma y el laurel, la octava por los amigos, y la número nueve por la memoria de los ausentes. La décima tiene doble misión: espantar el dolor y la soledad. La penúltima por un poquito de prosperidad. Y la que cierra la docena y llena la boca es asunto personal."

FELIZ 2010 TODOS

Miss you...

Si si, a tí, puñetera cámara!! A tí te echo de menos!
A ver si te arreglan pronto y vuelves a mis manos, porque tengo unas ganas locas de hacer fotos. Qué cosas, que justo cuando no tienes cámara aparecen mil y una cosas por fotografiar...


Y hablando de fotos... ¿Para cuándo una sesión?

Una mañana de domingo

Una mañana de domingo
¿Y tú sabes qué es lo mejor que te puede pasar una mañana de domingo?

Despertar completamente descansada y sin dolores por haber dormido en mala postura es una gran cosa en verdad.

Notar como el olor a pan tostado recién hecho se cuela por debajo de la puerta y escuchar el "din" del microondas que indica que la leche está calentita esperando encima de la mesa, también está muy bien.

Pero lo mejor de todo es despertar de un buen sueño, y saber que la realidad es mucho mejor que ese sueño.

Hada de la suerte

Estas navidades hay un nuevo adorno en mi casa.

He encontrado uno de esos calcetines de navidad donde Papá Noel deja regalitos a los niños.

Hace años que me lo regalaron, pero siempre ha estado guardado.

Este año lo he colgado en la maneta de mi puerta, y la mañana de Navidad tenía dentro un pequeño paquetito: una pequeña hada de plata abrazada a una bolita de ambar quiso meterse dentro. Y dicen que trae buena suerte.

Ahora está colgada alrededor de mi cuello, y lo de la suerte... ya se verá.

Feliz Navidad

Otro año más llega esta época que a mi personalmente cada vez me gusta menos.
El consumismo, las comilonas y la falsedad se hacen dueños de la calle.
Cada vez falta más gente y con ellos se va un poquito de nuestra alegría. Es posible que este año esté tan apática por la falta de una persona que creía a mi lado.

Pero tampoco todo es malo, porque las familias se vuelven a reunir, los buenos deseos alimentan las veladas (aunque a veces sean palabras vacías) y las calles parecen salidas de un cuento de hadas.

En fin, que por muy poco que me guste, deseo de todo corazón que paséis unos muy buenos días y que el nuevo año traiga mucha felicidad y salud a vuestros corazones.

In my Mailbox 2

Terminada la saga Millenium, y con nota muy alta.

En principio me costó un poquito leerme algunos trozos, porque además me volvía loca con la gente que salía que al principio no me aclaraba con los nombres! Pero en cuanto te metes en la historia, necesitas saber qué pasa con esa chica tan peculiar. De verdad, es una saga que recomiendo. Ahora me faltan de ver las películas, aver qué tal las han adaptado.

Así pues, me he ido a la biblioteca, y tengo en mis manos dos nuevos libros:

El símbolo perdido, de Dan Brown, autor de El código Da Vinci y Ángeles y Demonios entre otros. Por lo poco que he leído es más de lo mismo: historia oculta, símbolos extraños y sociedades secretas, en la línea de los nombrados.

Y por otro lado, Cuentos desde el reino peligroso de J. R. R. Tolkien. Y aquí me voy de cabeza a la fantasía que tanto me gusta. Ya os contaré qué tal.





Carta a Papá Noel


Querido Papá Noel:

Este año creo que no me he portado mal del todo, así que me gustaría pedirte alguna que otra cosilla. No te preocupes, no te llevará ni mucho tiempo, ni nada de espacio dentro de tu saco repleto de juguetes. Tan sólo me encantaría que me trajeras un poquito de fuerza de voluntad para poder ser mejor persona con la gente que se lo merece, una chispa de felicidad y un puñado de optimismo.

Espero que no te suponga mucha carga y que aunque sea en uno de tus bolsillos puedas hacerme el favor.

Atentamente, una niña que quiere recuperar la ilusión.

Felicidad escondida

Felicidad escondida
¿Dónde estás?
¿Por qué te escondes?
¿Acaso estás huyendo de mí?
De momento me ganas la partida, pero no dudes que pronto, muy pronto conseguiré encontrarte. Porque nunca me ha gustado jugar al escondite y al final, mi tozudez hace que gane el juego.

Es un aviso, te queda muy poco tiempo.

Transparente

Así soy yo, transparente.

Todo aquel que sepa mirar, con echarle un vistazo a mi cara puede saber qué se esconde en mí.

Nunca me ha gustado ocultar nada, las falsedades no van conmigo, y con la habilidad de no saber fingir tampoco puedo hacerlo. Pero muchas veces esa habilidad se convierte en un lastre, ¿cuántas veces me habrán acusado de poner malas caras cuando algo no me gusta? En ese caso, no me mires. No hay otra cosa que pueda decir, es así como soy.

Aunque también es cierto que me encantaría poder cambiar en ese aspecto. Parece que la gente hiere justo donde más duele, y además saben que lo hacen porque mi cara lo deja notar. Si simplemente pudiera poner cara de poker o no sonrojarme con una pequeña mentira.

Ójala me resvalara un poco más todo lo que ocurre a mi alrededor (que sólo me importara lo realmente importante y la gente que de verdad vale la pena) seguramente estaría mejor, y mi cara siempre mostraría una sonrisa.

Porque por mucho que haya quien lo piense, no me gusta darle vueltas a las cosas (aunque no pueda evitarlo), ni estar de morros continuamente.

Sólo quiero estar tranquila y bien, creo que no es mucho pedir.

El castigo

"Ni subido a una escalera conseguiría besarte" - pensó el pequeño mirando hacia arriba.

Estaba enfadado, muy enfadado pero también muy triste. Había desobecido a mamá y había jugado a la pelota dentro de casa. La mala suerte quiso que el balón rebotara en una puerta y rompiera el jarrón preferido de la abuela. Mamá se puso a gritar, me quitó la pelota y subió mi osito de peluche a lo alto de una estantería. Y yo no puedo dormir si no le doy el besito de buenas noches. Iba a ser una noche muy larga.

In my Mailbox

Paseando por diferentes blogs he encontrado una manera curiosa de recomendar libros.
In my mailbox es la mejor forma de compartir con los lectores nuestras nuevas adquisiciones literarias. Se pueden mostar libros prestados, traídos de la biblioteca, regalados...

Tengo que investigar un poquito más para ver de quién fue la maravillosa idea, y desde aquí darle las gracias.

Sin más rodeos, ahí os dejo la última trilogía en la que estoy metida: Millenium, de Stieg Larsson.
Me leí el primer volumen en octubre y ahora he retomado el segundo volumen. Empecé despacito, pero ya me he enganchado, así que ahora estoy en fase de devorarlo. Me muero por saber qué pasará con Lisbeth Salander, ya os contaré qué tal al final, cuando termine, que no creo que sea a mucho tardar.

Y cuando acabe, ya os contaré en qué libro me meto.


¿Realmente ha sido un noviembre dulce?

¿Realmente ha sido un noviembre dulce?

Noviembre llega a su fin.

Recuerdo que lo empecé con una carcajada. Fue una buena manera de empezar y me trajo un buen presentimiento: noviembre iba a ser un buen mes.

Ahora que estamos en las últimas horas, me he parado a hacer balance. En realidad no es que haya sido un gran mes, no ha sido malo tampoco, digamos que ha sido interesante.

He visto buenas películas; he leído bastante, en especial estos últimos días; me he reído mucho; mi vida laboral está… está ahí, esperando; y mi cabeza está en mil sitios, con mil historias a la vez. Ciertas cosas me han descolocado y tengo un millón de dudas.

A ver en qué para todo esto, con noviembre terminando y acercándose el fin de año. Entonces será un balance más detallado.

Love story

Claro ejemplo de una canción que me enamoró nada más escucharla.

Coincidió con una época feliz de mi vida, y pronto se convirtió en algo más que una simple canción bonita (como muchas otras que forman parte de un cd que guardé). Una habitación, dos personas en medio que se movían como una sola y la música de fondo. Antes, en esa época, la escuchaba y se me ponía la típica cara de tonta enamorada.

Luego he pasado tres meses sin poder escucharla, hasta el punto en que la borré del ordenador.

Y ahora, he podido volver a escucharla, vuelve a estar en la carpeta de música habitual. Lo que no sé, es el motivo. Quizá ya esté dejando de importarme, porque aunque las heridas aun no hayan cicatrizado, la situación hace que comience a darme igual.

Las palabr
as se las lleva el viento, y a este paso los recuerdos se irán detrás.

Adiós

Para que no se enteren de que me he marchado tenía que dejarlo todo como estaba: las mismas arrugas en la colcha, el vaso del que había bebido sin carmín en el borde y la persiana bajada. Pero la maldita carta me iba a delatar: el sobre estaba roto a causa de la ansiedad por abrirla.

Busqué un sobre nuevo, pero ninguno era de
l mismo tamaño. Pensé en dejarla sin sobre, pero así era obvio que la había leído y no podía permitir que supieran el motivo de mi marcha.

Así que cogí una cerilla y un bidón de gasolina.


Microrrelatos

Microrrelatos
Todos los jueves a las 10.30 de la mañana pongo Cadena Ser.
El motivo es un concurso semanal (que lleva ya un tiempo) en el que a partir de una frase dada, se escriben microrrelatos sorprendentes, de 100 palabras como mucho (sin contar la que ellos te dan).

Me quedo maravillada con las historias que salen a partir de una frase corta, que es la última del relato ganador de la semana anterior de manera que al final todos los relatos ganadores están conectados.

He escrito 3, cuando la frase que oigo me inspira, y aunque lo mande al concurso lo hago más que nada por mí, por ver de lo que soy capaz. Y me encanta ver la cara de mi madre cuando los lee y no se espera el final. Es el mejor premio de todos.

En este blog está incluido el primero que mandé, titulado ojos negros del cual me estoy planteando si hacer una segunda parte, aunque casi prefiero dejarlo inacabado, que cada uno se imagine el final que quiere, esa parte es magia.

Y no sé si incluir también el último que escribí este fin de semana.

Consejo

Consejo
He decidido seguir un consejo: cuando las cosas se tuerzan, hay que cerrar bien los ojos, bien fuerte! Y entonces hacer uso de la imaginación, imaginar que todo puede ser perfecto.

Mis métodos no surten efecto, así que allá voy...

Gracias a El sol en las mejillas ^^

Un sueño

Un sueño
A raíz de un viaje frustrado he descubierto algo que no sabía de mí misma: quiero viajar. Siempre he dicho que tengo que ir a Egipto y a Venecia una vez en mi vida, pero ahora siento que de verdad quiero ir.

Quiero ver sitios nuevos, conocer lugares exóticos con historia, ver bellos parajes y luego guardar mil y un detalles en mi memoria.

Pega de esto: se necesita dinero, y yo sin ingresos, así que mal lo tengo.

Además hay algo que quiero antes de embarcarme en una de estas aventuras: quiero una buena cámara de fotos que me acompañe, para poder guardar las imágenes y los recuerdos de todo aquello que vea.

Luna Nueva: la película

Primera vez que voy a un estreno, pero esta vez lo merecía.
Anoche fue noche de crepúsculo, y hoy ha sido tarde de luna nueva.
Pensaba que el cine iba a estar a reventar, pero en realidad estábamos 4 gatos.
Y es que el cine es muy caro: 6€ la entrada!! Qué fuerte!! Pero que los he pagado por ver a mis vampiritos y también a la manada de lobos, que la verdad sea dicha, el pequeño (bueno, no tan pequeño) Jacob Black no está nada mal.

La historia ha sido bastante respetada (dentro de lo que cabe), el peinado y las ropas de Alice no me han convecido mucho, los lobos bastante conseguidos, Victoria mucho mejor que en la película pasada, Emmett casi no dice nada (mal!!) y me han faltado algunas escenas (aunque también me han sorprendido con otras que no pensaba que fueran a respetar). Es decir, que me ha gustado, y ya estoy esperando Eclipse con ganas.

Luna Nueva

¿De cuántas maneras se puede destrozar un corazón y esperar de él que continúe latiendo?

En los últimos días había sobrevivido a un montón de cosas que deberían haber acabado conmigo, pero eso no me hacía sentirme más fuerte. Al contrario, me notaba tremendamente frágil, como si una sola palabra pudiera hacerme pedazos.


Ojos negros

¿Te acuerdas de mí? - preguntó con un guiño extraño en sus ojos negros en aquel callejón.

Hasta entonces había albergado la esperanza de no volver a cruzarme con aquellos ojos que me aterraban a la par que deseaba. Fue en el momento en que me vi reflejada en ellos, cuando me di cuenta que había estado huyendo de él. Lo que tuvimos terminó, pero ahora la necesidad se hacía insoportable para ambos. Aunque sabía que mi final se acercaba, me sentí feliz al estar de nuevo entre sus brazos. Así me abandoné, cerré mis ojos y dejé que sus fríos labios acariciaran mi cuello.


Cambios de humor

Abres los ojos, has dormido poco y mal, y el despertador suena justo en ese momento del sueño en el que más estás disfrutando. Ya te levantas de mal toque, o con el pie izquierdo como se acostumbra a decir. La primera persona que te encuentras suele pagar las consecuencias, a pesar de no tener culpa alguna. El día puede mejorar, o puede ir a peor, como suele ser en mi caso.

También puedes levantarte de un humor genial, con una sonrisa en la cara y con ganas de afrontar todo lo que te echen. Pero siempre llega algún capullo que lo estropea. Alguien que puede que solamente se haya levantado con el pie izquierdo y tenga que pagarlo contigo aunque no tengas culpa de nada.

El otro día miraba una figurita de un perro que hay en una estantería de mi casa. Una figurita de esas que cambian de color en función del tiempo que hace, azul para el buen tiempo, morado para la lluvia y rosa para el frío. Y pensaba en que me gustaría que las personasfueran como ese perrito por dos razones: que el cambio de color previniera de los cambios de humor y también que fuera igual de fácil hacer cambiar ese color, porque ese perrito tiene truco ya que si lo metes en la nevera se vuelve rosa. Me gustaría que con la frialdad o con un abrazo se pudiera obrar ese milagro del cambio de humor. Todo sería mucho más fácil.