Pequeños placeres de la vida 24

Trabajar en una feria al aire libre es algo helador en estas fechas. Me he pasado estos días trabajando en una casita de madera (a la que le falta una pared) en un parque, haciendo manualidades con los peques. En el resto de España es posible que brillara el sol, pero en Monzón, no. Vivimos en la profunda niebla, así que me está tocando pasar mucho frío (a pesar de la estufa que tenemos escondida debajo de la mesa). Todo esto no es muy placentero que digamos, lo bueno viene cuando llego a casa. 

Llegar a casa y encontrar un plato de sopa caliente esperándote en la mesa, no tiene precio. Con la primera cucharada ya notas como el calor atraviesa todo tu cuerpo, y poco a poco se va extendiendo por tus extremidades. Sensaciones de esas que son tan difíciles de expresar porque te faltan palabras para explicar lo bien que te sientes.
+1

Claudia P.

  • Image
  • Image
  • Image
  • Image
  • Image
    Comenta con Blogger
    Comenta con Facebook

12 trocitos de felicidad:

  1. Aquí hemos estado a 18º todo el día :P :P

    ResponderEliminar
  2. He pensado que perdía los dedos este finde eh? Y mi nariz parecía la de Rudolf el reno! que frío he pasado Inma!!!

    Toni, ahora ya no me das envidia porque ya estoy en mi casa, con mi pijama calentito y con la calefacción puesta :P jajaja

    ResponderEliminar
  3. Conmovedor, me ha gustado mucho esta entrada, como lo explicas y el cariño que le pones a cada uno de los textos. Sinceramente tu blog es uno de los que mñas me gusta leer, aunque no puedo pasarme tanto como me gustaría.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por tus palabras Ana Belén :)
    Comentarios como el tuyo animan muchísimo. Un beso

    ResponderEliminar
  5. Es lo que pega en estas fechas y si es una sopa de letras mucho mejor...

    ResponderEliminar
  6. En estas fechas toca frío, pero yo no lo llevo nada bien!
    Y cómo me gusta la sopa de letras, de nena era mi preferida :)

    ResponderEliminar
  7. Un pequeño placer de la vida llegado después de una amargura, por así decirlo jaja, porque tiene que ser horrible trabajar en la caseta por lo que cuentas. Mucho ánimo!!!

    Hay cosas que nunca cambian y los pequeños placeres de la vida de Ojizarka continúan aquí =)

    Yo también me alegro de leerte, amiga. Un abrazo muuuy fuerte!

    ResponderEliminar
  8. Hay que buscar las cosas buenas de la vida, por muy pequeñas que sean :)
    Bien por tu vuelta Natalia! un besote!

    ResponderEliminar
  9. Ay los pequeños instantes de felicidad, que haríamos sin ellos... En mi caso es ver caer hojas en otoño ^^ Un saludo

    ResponderEliminar
  10. Hay que saber encontrar la belleza de las pequeñas cosas. Gracias por tu visita y tus palabras F.

    ResponderEliminar