Hay besos que deberían estar prohibidos

Llegaba tarde. Corrió por aquella empinada calle en la que no había nada de sombra y llegó a casa de su amiga. Estaba preciosa con ese recogido que tanto la favorecía y el vestido blanco le quedaba como un guante. Los nervios hacían que sus ojos marrones brillaran todavía más que de costumbre. Todo el mundo tenía algo que hacer: terminar con la decoración, ir a buscar el ramo de flores, ayudar a maquillar a la hermana de la novia... Y ella, que había llegado tarde, se puso manos a la obra como los demás. Terminó en una habitación con un chico moreno de ojos color chocolate. No sé conocían de nada, nunca antes se habían visto, pero parecía como si fueran amigos de toda la vida. Entonces ella se dio cuenta de que había olvidado sus zapatos de tacón, esos que se había comprado de propio para aquel día. Desde luego no sabía dónde tenía la cabeza. Se lo dijo al chico, que sin dudarlo, la acompañó. Sonrisas cómplices, y como agradecimiento un beso en la mejilla. Un rubor se extiende por su cara. Y él, se acerca despacio y posa sus labios sobre los de ella. Ella sonríe y nota como algo cobra vida en su interior. Algo que creía muerto.

Y entonces se despierta. En su cama. Un lunes. Tiene que ir a trabajar. Todo lo ha soñado, pero es capaz de sentir ese beso en sus labios. Puede saborearlo. Todavía queman. Juraría que ha sido real.
Dicen que todas aquellas personas con las que sueñas, es porque las has conocido en algún momento de tu vida. Ella no conocía al chico de sus sueños, pero ahora estaba segura que no iba a olvidarlo. Lo buscaría y retomaría el sueño allí donde quedó.

+1

Claudia P.

  • Image
  • Image
  • Image
  • Image
  • Image
    Comenta con Blogger
    Comenta con Facebook

10 trocitos de felicidad:

  1. En el sueño las situaciones que "vivimos" son irreales, producto del sistema del subconsciente que ordena nuestros pensamientos.

    Pero la emociones que sentimos son reales. Como cuando evocamos un recuerdo y sentimos la alegría, esperanza o dolor de aquel momento.

    Despertar sintiendo aún el tacto suave de los labios de la persona amada y volverte y ver la otra mitad de la cama vacía produce una mezcla de sentimientos encontrados: la felicidad de hace un instante con la crudeza de la realidad. Y es peor si encima no puedes dedicar unos minutos para evadirte y volver a ellos porque tienes que levantarte para ir a trabajar.

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, se me olvidaba... ¿Por qué el título? Parece augurar una mala experiencia, todo lo contrario que el resto de la historia...

    ResponderEliminar
  3. El título viene dado porque hay besos q te dejan con ganas de más, y por eso deberían estar prohibidos en algunos momentos :)

    ResponderEliminar
  4. Me da mucha curiosidad el subconsciente. Cuando sueño algo, ¿por qué es? ¿por qué a veces soñamos cosas tan extrañas?
    Espero que encuentres a ese chico. A ese, o a otro que te haga sentir lo mismo y te deje con muchas ganas de más.

    ResponderEliminar
  5. A mí la verdad es q el tema de los sueños tb me da q pensar, es un mundillo que me gusta además. Tengo sueños muy raros a veces (especialmente si estoy con fiebre), de niña había un sueño que siempre se me repetía, y el otro día soñé con una mujer que no había visto en mi vida y luego me la encontré por la calle. Me asusté y todo.
    Gracias por tus buenos y bonitos deseos Cé :)

    ResponderEliminar
  6. Me gusta eso de buscar la realidad encontrada en un sueño...pero no prohíbas los besos, todos cuentan (desde los de los sueños hasta los que no se dan)

    Besis

    ResponderEliminar
  7. Hay algunos sueños tan vividos q te despiertas con una sensación de lo más extraña...

    ResponderEliminar