Desde la ventana

Desde la habitación de su hermanita se podía ver el jardín. Pero sólo si te subías al taburete podías ver la puerta de la casa de la casa de al lado. A Silvia le gustaba ir allí, subirse al taburete y mirar. Muchas veces vio a papá en esa puerta cuando mamá no estaba en casa. Un día, Silvia le preguntó. Papá lo negó. Entonces Silvia cogió la cámara y justo cuando la vecina le abría la puerta a papá, ella disparó. Cuando mamá empleó la cámara, vio la foto y papá no lo pudo negar más. Ahora hace días que él no está en casa. Ni para dormir.

+1

Claudia P.

  • Image
  • Image
  • Image
  • Image
  • Image
    Comenta con Blogger
    Comenta con Facebook

4 trocitos de felicidad:

  1. Y seguramente Silvia no sabía las repercusiones de esa fotografía.

    ResponderEliminar
  2. ¿De haberlo sabido Silvia hubiese borrado la foto después?, quizá nisiquiera ella lo sabe :)

    ResponderEliminar
  3. Creo q no pensó en lo q podía traer esa foto, ni pensó en q tendría q borrarla

    ResponderEliminar