Pequeños placeres de la vida 8

Llega el veranito y el calor, y algo que me gusta mucho de esta época es dormir con la ventana abierta. Escuchar los ruidos de la calle (aunque a veces también se oyen los coches y camiones de la carretera), la gente que pasa y habla de sus cosas, las ranas del río... me relaja mucho.

Y cuando ya empieza a correr la típica brisa mañanera taparse con las sábanas, pero esas que están super finitas de tantos años de uso y que son como una caricia.
+1

Claudia P.

  • Image
  • Image
  • Image
  • Image
  • Image
    Comenta con Blogger
    Comenta con Facebook

5 trocitos de felicidad:

  1. esta vez no tengo desplacer...pero tampoco un placer. porque el otro dia me paso un placer de la vida pero no me acuerdo de cual fue!!!

    eso eso, un desplaces: cuando dices, "esto lo tengo que hacer luego o escribir o lo que sea" y luego no te acuerdas pero sabes que tenias que hacer algo!!! pasas un mal rato.....

    ResponderEliminar
  2. a eso se llama memoria de pez!! xD

    ResponderEliminar
  3. oh!!me encantan ese tipo de sábanas, jeje, qué placer!!
    gracias por el comentario, de cumple genial, si no fuese por una faringitis que no se me dá ido... pero ahora preparando todo para irme mañana a primera hora a Amsterdam,yuju!! ya os contaré, jeje. MUA
    gracias por la palabra guapa!!

    ResponderEliminar
  4. Lo has descrito a la perfección... para mí, esos momentos también eran un pequeño placer de la vida... y digo eran porque vivo en un séptimo y con mis bichillos no es plan de dejar la ventana abierta, por si se aficionan a saltar... besos!!

    ResponderEliminar
  5. Si yo tuviera algún bichito de esos que tú tienes tampoco podría dormir así, porque un quinto y un séptimo poco se llevan , jeje

    ResponderEliminar