Contrariedades de la vida 44

Un ataque de hipo en mitad de la cena.

Horrible. 

Nada más que añadir.
+1

Claudia P.

  • Image
  • Image
  • Image
  • Image
  • Image
    Comenta con Blogger
    Comenta con Facebook

8 trocitos de felicidad:

  1. Jajajaja!! Menos mal que es una contrariedad pasajera...
    Un besito!

    ResponderEliminar
  2. Sisi, fue algo pasajero, pero menuda cena pasé... jajaja

    ResponderEliminar
  3. Y si la cena es en casa de alguien especial menudo desastre, jejeje.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por suerte estaba en casa y mis padres están curados de espantos, jajaja. Un beso :)

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Es uno de esos momentos que se hacen eternos, jaja. Gracias por la visita y el comentario, Leire :)

      Eliminar
  5. Odio el hipo.
    Y que se me duerman los pies.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de los pies también es odioso... y también me han pasado cosas curiosas (si estás sentada en el suelo, y se te duermen ambos pies a la vez, no intentes levantarte, de verdad).

      Eliminar