Crisis

Ya hacía tiempo que no tenía una de esas épocas en las que lo ves todo apagado, como sin vida.


Son épocas que no me gustan, y que en mi caso se caracterizan por una apatía que empieza en algunas cositas que parecen insignificantes , pero que luego crecen.
Hace un tiempo que voy notando que no tengo ganas de escribir (a parte de que tengo poquito tiempo) porque intento ponerme y no me salen ideas o no sé cómo trasmitirlas. No sólo me pasa con textos propios o historias, sino que me pasa hasta con las reseñas de los libros. Y eso es algo que no me gusta.
También he empezado a sentir que no tengo ganas de leer. Esto directamente me asusta, porque soy chica de meterme dentro de un libro cuando lo que me rodea no me entusiasma. 
Últimamente me siento algo apática, la ilusión se escapa por pequeñas rendijas, me cuesta conectar con la gente porque no tengo ganas de poner buena cara a según que cosas, y todo me molesta un poquito más que de costumbre.

Podría decir que ha sido algo progresivo y que no sé de dónde viene todo esto. Pero me gusta ser sincera y sé cuál ha sido el punto crítico. Hice un examen para el que me había preparado durante todo un año y del que dependía para encontrar trabajo el próximo curso. Me he quedado a una décima de conseguir el título. Digamos que mis planes se han desbaratado y ahora estoy un poco (muy) perdida.

Sé que son rachas, pero cuando estás inmersa en ellas, se hacen eternas, sobre todo cuando no sabes muy bien cómo salir o qué hacer para ello. 
Espero recuperar las ganas y la ilusión pronto, para así poder enfrentarme a nuevos retos. Mientras tanto, sigo con mi curro de verano, que ahora es mi principal fuente de sonrisas.
+1

Claudia P.

  • Image
  • Image
  • Image
  • Image
  • Image
    Comenta con Blogger
    Comenta con Facebook

6 trocitos de felicidad:

  1. Ánimo y a dejar pasar el tiempo... besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por los ánimos :)
      Un beso!

      Eliminar
  2. Tú misma lo has dicho, son racha.
    Lo bueno es que son pasajeras y lo malo es que cuando estás en ellas son más largas que un día sin pan.
    Mando a Morfeo a por ti y te vienes a Matrix unos días, te pongo un traje de cuero y no dejamos títere con cabeza, jejejej y si quieres pasamos a por mi prima y entonces ya destrozamos Matrix.

    Muchos besos y ánimo.

    ResponderEliminar
  3. GRacias David, al final ya me veo en Matrix ;)

    ResponderEliminar
  4. Las rachas pasan, no lo olvides... y mientras tanto, un abrazo muy, muy fuerte :D
    Me encanta que seas sincera contigo misma, eso es algo tan valioso y escaso hoy en día!!
    Besitos!

    ResponderEliminar